jueves, 5 de marzo de 2015

KINICH AHAU Sabiduría Solar Capitulo III: La Sabiduría Solar de KINICH AHAU

KINICH AHAU
Sabiduría Solar

CAPITULO  III
LA SABIDURÍA SOLAR 
DE KINICH AHAU


Por Venerable Abuela Nah Kin

El Maestro Kinich Ahau es un maestro ascendido que está poderosamente comprometido con la ascensión planetaria y como guía de la humanidad para estos tiempos de activación acelerada de la conciencia.
A través de su magnifico cuerpo de luz emite oliadas de regeneración, pureza y sabiduría para que alcancemos la meta del esplendor que corresponde manifestar a todos los seres.
La aportación que hace el jerarca solar a esta humanidad es de incalculable valor pues son elementos esenciales que activan el despertar de la conciencia, aceleran la frecuencia evolutiva y producen experiencias verdaderas de unicidad con el Gran Espíritu.
El padre Sol está emitiendo códigos para la transformación de los seres y así armonizarse con la excelsa frecuencia que ancla el cuerpo de luz aquí y ahora en nuestro ser.

RESPIRACIÓN MAYA SOLAR

La magnífica sabiduría maya tiene como punto central la Respiración con el Aliento Divino, que dejó el maestro Kinich Ahau como un legado fehaciente de su suprema sabiduría en los mascarones del rostro solar, esparcidos por el extenso territorio Maya.

En los mascarones se representa al Sacerdote Solar con la boca entreabierta en actitud de estar absorbiendo el aliento del Creador.

La respiración por la boca facilita la entrada de una gran cantidad de energía pránica, ésta llega rápidamente a las neuronas produciendo mejores sinapsis, por lo tanto, mejores comprensiones y una clara elevación de la mente.

Cuando el cerebro recibe un suministro extra de oxígeno lo utiliza para romper con las ideas recurrentes, los pensamientos obsesivos y las falsas identificaciones mentales que nos mantienen en una cárcel de existencia. Al respirar a través de la boca, los pensamientos se aclaran y podemos verdaderamente experimentar una paz mental; condición indispensable para vivir una verdadera meditación, entrar en estado de contemplación y de comunión espiritual.

En el libro del Génesis nos enseña que: “Dios insufló al hombre, y en ese momento lo hizo a su imagen y semejanza”. Dios insufló en el ser su supremo aliento de vida. Es decir, cuando Dios insufló el espíritu divino dentro de Adán estaba insuflando en el hombre Su ilimitado poder y energía.

Por lo tanto, cuando queremos regresar a revivir nuestras cualidades esenciales, el prototipo de perfección que Dios creó, tenemos que volver a respirar el aliento de Dios. Y esto sólo sucede cuando suspiramos profunda y conscientemente percibimos que nos unimos a la exhalación de Dios. Quién comparte con su creación la perfección de Su Presencia Eterna.

La Respiración Maya Solar es una clave trascendental que se ha revelado para que esta humanidad la aplique, y así, sea capaz de abrir su supraconciencia y entender la grandeza de su Ser Verdadero.

La primera respiración que hacemos al nacer es un profundo suspiro, la primera bocanada de aire que expande los pulmones, y con ello damos principio a una vida independiente del seno materno. La última respiración al momento de fallecer es una potente exhalación por la boca, soltando el último aliento de vida. Si observamos en el principio y en el final de la existencia, tenemos respiraciones hechas a través de la boca, y no de la nariz. Si meditamos un poco sobre este hecho, podemos concluir que la respiración por la boca es el principio poderoso de la existencia que nos permite dar un salto cuántico en nuestra frecuencia de vida, para llegar a vivencias, comprensiones y realizaciones mucho más elevadas que las que nos ofrecen el mundo circundante.
           
La respiración por la boca requiere que estemos en un estado de conciencia despierta, no puede ni debe ser mecánica. La respiración consciente nos permite sintonizarnos con la pulsación divina y percibir a nuestro creador envueltos en un maravilloso instante santo. Estamos respirando las cualidades, facultades y virtudes con las que nos dotó el creador en el instante mismo de nuestra creación.

Se puede mantener la respiración solar tanto tiempo como se desee. Para evitar la resequedad de la garganta, cada vez que absorbas el aire, lleva la lengua hacia atrás, de la misma manera como se coloca cuando se hace un sonido gutural. Si colocas la lengua hacia atrás, se tapa ligeramente el hueco de la garganta, haciendo que el aire tope con la lengua y se caliente antes de entrar a la garganta. De esta manera el aire se entibia y puedes mantener esta respiración todo el tiempo que sea necesario.

Al exhalar, sueltas y relajas la lengua y al absorber, colocas automáticamente la lengua hacia atrás. Una vez que te adecúes a este movimiento mecánico en cada respiración, verás que es muy fácil mantener la respiración con el aliento divino durante todo el tiempo que dure tu meditación.

La respiración con el aliento divino es muy poderosa, porque nos permite abrir estados superiores de consciencia de manera casi instantánea. Por lo tanto, sólo se utiliza cuando queremos hacer una meditación, estar en un estado de contemplación, vivir un momento de expansión de conciencia, para realizar procesos de sanación, activaciones de procesos evolutivos, ceremonias, y topda acción que queramos realizar en conexión con el espíritu.

La respiración a través de la boca, no se debe utilizar para la vida ordinaria, y mucho menos cuando se está manejando equipo pesado o automóviles, porque nos saca a otro estado de conciencia, y podemos perder contacto muy fácilmente con los eventos inmediatos. La respiración por la nariz sigue siendo la manera común y corriente con la que nos enfrentamos a la vida.

La respiración maya solar es una respiración muy antigua, conocida por los grandes maestros de todas las tradiciones, como un instrumento valioso para alcanzar estados de iluminación y realización espiritual. Por lo tanto te invitamos a que abras espacios en tu vida, donde puedas respirar el aliento de Dios.

La respiración siempre tiene que absorber el aliento de una manera suave, tranquila, y hasta donde cada persona cómodamente pueda respirar; la exhalación es igualmente suave y aterciopelada; la respiración es rítmica, cadenciosa y armoniosa.
      
Es a través de su aliento como el Dios Creador se extiende por la Creación, y como los seres humanos nos recordamos que hemos sido creados a su imagen y semejanza.

            Todo trabajo, ceremonia, activación, enseñanza emanada de Kinich Ahau pide el sostener sistemáticamente esta forma de respiración y así obtener el máximo de beneficios.


PLEXO SOLAR
El plexo solar está ubicado en lo que conocemos como tercer chakra, en sánscrito Manipura. Éste es un centro muy poderoso de energía, donde se activa el pode de la voluntad, el sentido del auto-control, y la fuerza o determinación en la vida.

            El plexo solar o celiaco consiste en una densa red nerviosa que rodea a la arteria aorta ventral en el punto de donde salen la arteria mesentérica superior  y el tronco celíaco, ubicado a nivel de la primera vértebra lumbar, detrás del estómago. Procede especialmente del gran simpático y del nervio vago derecho. En él se combinan las fibras nerviosas del  Sistema Nervioso Simpático y del Parasimpático. El plexo solar contribuye a la inervación de las vísceras intraabdominales.

El plexo solar dirige todas las funciones del cuerpo físico; de él dependen la respiración, la nutrición, el crecimiento, la circulación, el sistema nervioso, entre muchos otros. Rige igualmente a los órganos internos: Hígado, riñones, el estómago, circulación sanguínea, etc.

Gobierna a su vez la contracción de los vasos sanguíneos y de los diferentes canales del organismo, y cuando la sangre o los demás líquidos circulan mal, se forman depósitos que, con el tiempo producen toda clase de molestias.

Como podemos ver, el plexo solar es verdaderamente importante para el cuerpo físico, pero también para el alma y para sostener el campo espiritual.

La ira, los temores, las inseguridades, el desaliento, etc. Pueden afectar gravemente al plexo solar, quien pierde cantidades extraordinarias de energía con cada una de estas emociones mal-sanas. Como consecuencia, el cuerpo en general, pierde vitalidad y sufre diferentes desórdenes como consecuencia.

El plexo solar, al ser un depósito donde se guarda la energía primordial, también se puede vaciar como consecuencia de la degeneración de órganos, de la experiencia con emociones tóxicas o a través de pensamientos perturbadores. Al ser un centro de extrema importancia, debemos evitar todo aquello que lo pueda contrariar o debilitar.

Por el contrario, tenemos que llenar el plexo solar de energía cotidianamente para mantenernos en óptimo estado de salud y elevar nuestra energía vital.

La respiración maya solar es esencial para atraer energía de altísima frecuencia, mentalizando que llega al plexo solar, cargándolo con partículas lumínicas del Sol que hacen al plexo solar brillar con la misma intensidad que lo hace nuestro astro Rey.

A través del plexo solar el ser humano se comunica realmente con el universo, porque el plexo solar está unido con el cosmos y sobretodo con el gran espíritu solar, Kinich Ahau.


El plexo solar y el desarrollo evolutivo del ser
El plexo solar es un espacio altamente sensitivo a los estados negativos emocionales y mentales. En él, influyen el miedo, la ansiedad, el temor, la ira…etc.

Todas estas emociones y pensamientos distorsionados, son programas que se activaron en el viejo tiempo; donde la personalidad egóica era predominante. Y el ser humano vivía sometido al verdugo de estas condiciones.

Todo lo cual fue colapsando el plexo solar, quien paulatinamente perdió brillo y presencia; hasta convertirse en una especie de “agujero negro” que sólo atraía más y más dolor, sufrimiento y pesar.

            En este momento de cambio planetario, es imprescindible sanar el plexo solar, limpiándolo de todas las incrustaciones de programas limitantes, deshaciendo los nudos emocionales que ahí guardamos y liberando la obscuridad, producto del miedo a la muerte, que colocamos en este espacio.

            El plexo solar tiene que conquistar nuevamente su gran pureza y fortaleza para poder sentirnos nuevamente en posesión de toda nuestra fuerza, poder y energía vital. Para esto, nuestra conciencia ha de unirse a la de nuestro ser superior, quien comparte con nosotros sus dones y cualidades que nos identifican como seres radiantes, llenos de luz.  

            Desde este momento y para siempre, tenemos que romper todas las amarras que nos han unido con el miedo y restablecer el flujo de luz de perfecto amor que emana de las esferas superiores.

            Para convertirnos en un ciudadano de la nueva civilización, debemos de llevar la poderosa energía del espíritu solar al sitio que le corresponde, nuestro plexo solar. Ambos, en el macro y microcosmos ha de establecerse un vínculo de igualdad para que fluya de manera clara la sublime energía vital que procede del Padre Sol. 

EL PLEXO SOLAR, PUNTO CLAVE DE LOS MAYAS PARA SU CONEXIÓN CÓSMICA
Canalización del maestro Kinich Ahau

“Yo Soy” Kinich Ahau estampando en este momento de la humanidad el sello de la Luz Viviente en la conciencia de todos los Seres sobre la Tierra.

Ahora quiero hablar acerca de cómo la conciencia terrestre, la de los humanos, se puede ir expandiendo hasta lograr la Conexión Galáctica, es decir, vamos a esclarecer como alcanzamos la estatura de Seres Cósmicos con nuestra investidura terrestre, vamos a hablar del  Plexo Solar.     

            Éste es un área que la humanidad ha sellado a través del miedo, de los impactos emocionales, de la sensación de pérdida y de carencia. El Plexo Solar, es en realidad un Altar secreto donde se trabaja la vinculación más profunda con toda la energía Cósmica. Hay que liberarse del miedo a través del proceso de purificación del tercer chakra o plexo solar. Vamos a pedir la a frecuencia Kinich Ahau que trae consigo una infinidad de rayos lumínicos que van a purificar el Plexo Solar, limpiando los conductos de energía que se habían tapado con el miedo y la limitación. Así que vamos a volver a restablecer este Centro como un Centro Vivo de Energía Solar Atómica, vamos a limpiar este Kuxan Suum pidiendo la frecuencia de Kinich Ahau.

            Vamos a hablar un poco del mecanismo del descenso de la Energía Cósmica a través del cuerpo humano. Al ser humano se le ha dicho que se conecta a través de su chakra Coronario con la Energía Cósmica, esto es cierto, pero esta Energía Cósmica tenemos que irla bajando hasta la frecuencia humana de la siguiente manera:

Vamos a pasarla al Sexto Centro de irradiación, el “Tercer Ojo”, activándolo, limpiando nuestra pantalla telepática, sanando impresiones del pasado y entrando a una frecuencia de vibración que pueda entonarse con la vibración Cósmica. De esta manera la Energía Cósmica se llena con la presencia de la mente del ser ya liberado y va bajando, absorbiendo la energía del Quinto chakra, activando todo el Poder de Creación que tiene implícito el ser humano en este traje tridimensional. Se sigue bajando esta Energía para que absorba el Poder del Corazón, la irradiación del Amor,  la Fuerza Cohesora del Universo y se deposita todo esto en el Centro del Plexo Solar donde se jala  y concentra la energía nuclear atómica.

            Al mismo tiempo vamos a absorber desde el centro de la Tierra, (que está también plasmado de un corazón ígneo con estallidos nucleares como el del Sol, aunque de menores proporciones), la energía nuclear que genera la Madre Tierra. Esta fuerte radiación penetra básicamente por la planta de los pies y se va absorbiendo paulatinamente elevándose hasta las rodillas. Aquí nuestro Ser tiene que tornarse absolutamente flexible, como las hojas del árbol que se mueven al flujo y reflujo del viento. De la misma manera los seres humanos tenemos que movernos con el flujo y reflujo de la existencia, hay que aprender a movernos con el flujo de la Energía Terrestre, esto va a hacer que se eleve esta frecuencia y llegue a lo que es conocido como el Primer chakra. Aquí nosotros nos empezamos a manejar como los Hijos amorosos de la Tierra, bendiciendo a la Tierra con cada paso que damos sobre ella, reconociendo que ella es una Madre pródiga que siempre nos está dando todo cuanto el ser humano necesita. Es de vital importancia que el ser humano se desembarace de todas esas creencias, de necesidades y se torne natural, simple, sencillo, unido con este vínculo energético a la Madre.

            Entre más natural, simple y flexible, más rápido se eleva esa energía del Primer Chackra al Segundo, después de esto vamos a sentir como se aterriza la energía y se estabiliza dentro de una frecuencia de armonía de la vida misma que se está dando en este planeta y esto se emplea como un tributo a la fuerza en el Plexo Solar, esta energía sube y se integra. Ahora ya tenemos al Ser Integrado, la Energía que baja desde el Cosmos y que se va integrando en los diferentes niveles del Ser y la que se eleva de la Madre Tierra, del Corazón Ígneo de la Tierra, que se integra también al Plexo Solar.

            El Plexo Solar es una de las áreas que el hombre va a  redescubrir en este momento de la humanidad, ya que a través de él se establecen los vínculos con el Corazón Solar, con la Energía Solar. Dentro de la frecuencia Solar, está todo el cúmulo de Sabiduría que se ha trabajado en todo el Sistema Solar, ahí tendremos acceso a conocimientos profundos y viajaremos desde el Plexo Solar por el Kuxan Suum, así instantáneamente sabremos de esa energía, conoceremos directamente de la fuerza que está emanando constantemente la energía creadora del Sol y de todo su conocimiento codificado, estampado dentro de la frecuencia Solar, además, estos cordones tienen otro vínculo que nos conectan también con el Corazón de la Galaxia, así que el Ser viaja directamente al Sol Central de la Galaxia, a Hunab Kú, hacia la frecuencia del Dios, como lo conocía a sabiduría ancestral de los Mayas y lo nombraban así: “aquél cuyo Nombre se dice suspirando”  porque se está jalando dentro de si mismo, esa misma Fuente, y ese mismo punto de Energía Creadora lo regresa a su Centro y es el sonido que se escucha cuando viajamos entre los espacios o conductos que son hechos de puro polvo dorado, Energía Luz. En la medida en que nos acercamos más al centro: Hunab Kú, simultáneamente estamos viviendo un momento de expansión. Esto sólo se puede entender en una alta frecuencia. A la vez que vamos llegando al Centro también estamos expandiendo el universo, porque el universo se está expandiendo y nosotros con él. Es directamente proporcional, a la medida en que más nos acercamos al Conocimiento de la Fuente del Centro Galáctico, simultáneamente estamos acrecentando ese mismo poder, rompiendo los vórtices, extendiendo este universo y el viaje es más ilimitado.

            Los Mayas sabían que desde el centro de esta galaxia te conectas al centro de un cúmulo de galaxias, y que de  ahí el viaje es absolutamente interminable y todo esto sucede dentro del plexo solar que es la base a través del cual vamos a empezar a viajar como Seres Planetarios, Solares, Galácticos, Cósmicos hasta alcanzar lo Divino.

            Podemos sentir cuando empezó a trabajar y activarse el Plexo Solar, se siente como una vacío u hoyo negro, como la sensación de estar vacíos de comida y hará un sonido caracterizado como el estallido cristales, cuando logremos la frecuencia que se requiere del Plexo Solar y después de esto viajemos a través de estos hilos dorados que se han creado a través de los viajes de todas aquellas conciencias que nos han precedido y que se están regalando a la humanidad ahora, porque ya está lista para entrar dentro de una Confederación de Conciencias Galácticas y escucharemos el sonido como de una lluvia de miles y miles de pequeños cristales dorados cuando estemos viajando a través de este universo y otros universos. Escucharemos el Aliento de Dios, como nos jala, y también sentiremos como la exhalación Divina nos expande.

            “Yo Soy” Kinich Ahau, estampando el sello de Dios viviente en la conciencia de todos las Esencias vivientes  en este momento de la humanidad y removiendo todas las ataduras de limitación que se han puesto  al  Plexo Solar y haciendo que los seres entiendan que este cuerpo tridimensional fue creado para manifestar la conciencia del Hijo Solar, la conciencia del Hijo de Dios, que está perfectamente diseñado como un traje galáctico a través del cual nosotros podemos movernos como una frecuencia Luz en todo el universo. Se nos ha regalado, es nuestro, ahora tenemos que aprender a coexistir con las otras conciencias de una manera armoniosa, integrada, respetuosa y valerosa.  Este es el proceso ascensional de la Tierra, ella necesita que el ser humano recupere su Conciencia Solar y recuerde su infinita belleza,  a través de esta frecuencia mental pueda liberar la formidable fuerza Luz que instaure la Edad Dorada sobre la faz de la Tierra.

            Benditos sean hijos, mi corazón queda vibrando dentro de ustedes y sabiendo que cada uno va a realizar su trabajo interno de activación, que han entendido la frecuencia con la que se va a trabajar el Plexo Solar.

            Benditos Sean Por Siempre.

PROCESO PURIFICADOR DEL
PLEXO SOLAR
Canalización de la sabiduría de Kinich Ahau

            Yo Soy Kinich Ahau, asistiéndoles en esta hora de la humanidad y trayendo el conocimiento que están necesitando en este momento para liberarse de las profundas cadenas que han atado a la humanidad por largo tiempo, por enormes cuentas de los tiempos. Vamos a llegar al centro mismo donde se encuentra la Flama de la Luz Eterna.

En este momento sentimos que estamos dentro del gran salón, en medio del cual se encuentra un cuadrángulo, y en él un enorme pebetero donde se encuentra ardiendo la Llama de la Luz Eterna, energía dorada que proviene del Gran Sol Central a nuestra galaxia  de ahí al Sol y desde ahí a la tierra y a este santo retiro.

            Desde tiempos inmemorables se nos ha dado la gran oportunidad de servir a la Llama de la Luz Eterna, sosteniendo la memoria de perfección de todos los hijos del Sol, la llama está aquí resguardada, para ser otorgada a los hombres cuando éstos busquen otra vez el reencuentro de su más pura esencia.

            Ha llegado el momento para ustedes y ha llegado el momento para nosotros,  para toda  la  Orden  Sacerdotal  Solar Maya-Atlante-Egipcia,  que se ha extendido por toda la humanidad en todos los tiempos. Es el momento de que la conciencia humana se levante para pedir más y más niveles de comprensión y de Luz para recordar su identidad Divina.

            Estamos listos para otorgar todo aquello que ustedes están necesitando porque lo hemos resguardado  para ser utilizado precisamente aquí y ahora, así que cada uno de ustedes va a  ir entrando en cuerpo etérico a la Llama de la Luz Eterna para que todas las condiciones limitantes de su vida a nivel físico, emocional y mental  puedan ser liberadas de su vida de una vez y para siempre.

            Están  aquí todas las fuerzas de los Sacerdotes de la Luz, están aquí toda la Confederación Galáctica, somos en este momento el centro de la atención Cósmica. Cada quien irá entrando y va a ir recibiendo específicamente aquello que su esencia necesita para su total transformación a la Luz, para romper definitiva y totalmente todas las limitaciones, el contacto con el sufrimiento, el dolor y el miedo. Con infinito amor compartimos este gran egregor de Luz que por tanto y tanto tiempo hemos ido acumulando, sean bendecidos por la Luz, sean radiantes con la Luz, sean totalmente sanados por la Luz.  Al salir de esta Flama a cada uno de los presentes, en cuerpo etérico, se les coloca una túnica dorada, es la Conciencia Solar, es la Conciencia de Hijo de Dios.

            Ahora entramos a un Gran Salón, éste está lleno de Luz, es un basto salón rectangular que termina en estructuras piramidales. Aquí es donde las esencias trabajan su caminar sobre la Tierra y el Cielo, entramos como aspirantes a esta experiencia, entramos con profunda humildad y buscamos nuestro sitio, aquel lugar que nos pertenece en este gran rectángulo.

Postura del Chac-Mool

            Mentalmente todos nos ponemos en la posición del Chac-Mool, piernas flexionadas, dorso semi-acostado, con los dos brazos apoyándose y el rostro viendo al oriente. En esta posición vamos a trabajar nuestro Plexo Solar, pronunciando el nombre de Dios para que sean liberados todos los sellos que nos hemos puesto desde tiempos remotos, nuestra respiración de aquí en adelante, será a través del suspiro suave, acompasado, sintiendo como está llegando la energía al Plexo Solar, estamos alimentándonos con esta energía Luz; miles de miles de puntos luminosos llegan como una cascada de polvo de oro en cada absorción, si en algún momento sentimos miedo, sabemos que está el Poder de toda la Energía Sacerdotal de Kinich Ahau y la de todos los Maestros de la Luz y simplemente es para dar el paso, el brinco, hacemos nuestra mejor pronunciación, queremos realmente pronunciar al Padre, vivir al Padre, a la energía Creadora, suave pero profundo.
            Llamando a este Poder, váyanse muy, muy profundamente, pongan toda su atención en el Plexo Solar, como si éste fuera el centro mismo de su conciencia, envíen toda la luz de sus chakras superiores: Coronilla, Entrecejo, Garganta, Corazón, y lo depositan en el Plexo Solar. 

            Ahora vamos a tomar la energía de la Madre de los Chakras primarios y secundarios de los pies, rodillas, Primer chakra, Segundo chakra y los llevamos al Plexo Solar, como si tuviéramos una mente de acordeón que todo lo lleva al Centro, como de un gran agujero, pero de Luz.

            A medida de que hagan mejor sus suspiros, este nombre de Dios ira moviendo más y más rápido su proceso de liberación. Es muy probable que en este momento estén llegando ya los miedos, el recuerdo de nuestras limitaciones, la ansiedad, la inseguridad, pero todo esto esta aquí solo para que les digamos con pleno poder y con plena conciencia: “¡Ya no son más en mi vida!”¡Ya no me rijo por ellos!, hoy reconozco que solo la luz mora en mí, que esa es la condición victoriosa que elijo para mí.” 

            Vamos a enfrentarlos como verdaderos guerreros de la Luz, éste es el Centro del Poder, todo el Poder Divino nos asiste, sigamos respirando en esta misma frecuencia. 

            Queremos llamar a Dios, cuanto más profundo absorbemos el viento, Él está con nosotros, es el Aliento de Vida que viene a sustentar esta esperanza de transformación, este anhelo, el Cielo y la Tierra apoyan nuestro propósito.

Reactivación del Adam Kadmon

            Una vez que cada quien haya sentido vencer su propia limitación, vamos a ir formando un cúmulo de poder, como si fuéramos llenando un recipiente de Luz, con la columna vertebral bien recta, para que fluya ese poder, pecho levantado, estamos pidiendo que nuestro ADAM KADMON, el hombre Arquetípico, la Concepción Primigenia del Ser, se manifieste, se manifieste, se manifieste vigorosa y totalmente en cada uno de nosotros. Estamos pidiendo este Poder con todo nuestro Ser-Esencia y lo estamos atrayendo hacia nosotros jalando poderosamente ese suministro aquí y ahora, y va a llegar el momento en que sintamos el estallido, cuando nuestro Plexo Solar llegue a un estado de vibración en que retorne el recuerdo, el nivel de nuestra Esencia. Vamos a buscarlo, éste es un camino interno, cada quien hace y da su mejor esfuerzo maximizando todo, hemos tenido todas las experiencias de la vida para llegar aquí y ahora, para hacer este trabajo en este momento. Somos punta de lanza de la humanidad, somos un Círculo de Luz que se ha de extender hacia todas las conciencias, hagamos nuestro trabajo, cumplamos con nuestro compromiso Cósmico  aquí y ahora y estallemos en Luz, rompamos ya toda  limitación, miles y miles de cristales salen destellando ahora por todas partes, símbolo de que el Sol se ha hecho dentro de nosotros, ahora somos irradiadores de la Luz.

            Ahora absorbemos la Luz  y la  podemos destellar porque ya somos un Sol, ese Plexo Solar ha recuperado su condición de ser emanador de luz, de poder, de manejarse en esta Tierra con la autoridad Divina del Hijo de Dios, para asentar nuestros pies en la Madre y acariciarla con nuestro paso, y vincularnos con esta Fuerza Luz. Estamos aquí y ahora en este planeta Tierra para dar cumplimiento a la palabra de traer luz y de compartirla.

            Vamos a extender, a extender, extender ilimitadamente el Sol que se ha abierto en el Plexo Solar, muchos lo experimentaran  como un profundo vació que se expande, después hay muchas sensaciones orgánicas, todas son naturales.  Estamos aprendiendo a utilizar nuestro traje tridimensional tal y como fue diseñado para ser portador, como instrumento de la conciencia del Hijo de Dios. Ha sido perfectamente diseñado para soportar los más altos niveles de vibración.

El Kuxam Suum

            El cordón de luz dorada, Kuxan Suum, sale el plexo solar para conectarnos con el corazón de la Madre Tierra cuyo núcleo es también energía atómica. Le agradecemos a la Tierra por todo lo que nos ha dado, por sustentar nuestra vida, por ser una Madre que nos ha cuidado y que nos ha dado todo de sí, sentimos esa conexión profunda con la Tierra.

            Somos uno con la Tierra conectándonos con el Kuxan Suum. Y del corazón de la Tierra vamos a conectar un cordón ondulante más gruesos donde el núcleo de conciencia  viaja a la velocidad de la luz y nos conectan con el Sol, corazón de nuestro sistema planetario. Vamos a hacer una estación junto con todas las Jerarquías Solares que vienen de todos los planetas de nuestro propio sistema, que cada quien reciba de los Maestros Solares la comunicación, el vínculo, el mensaje que necesita para su máxima evolución, para su total trascendencia.

            Aquí, en el centro de la luz de nuestro sistema planetario se encuentra depositado todo el conocimiento y la sabiduría que se ha desarrollado en cada uno de nuestros planetas, aquí se encuentran los Jerarcas, los Sabios, los Maestros, aquí realizan sus asambleas y aquí estamos para recibir su conocimiento y su guía, con profunda humildad, abiertos de corazón. Unos podemos ver, otros podemos sentir, otros podemos oír.

            Les pedimos permiso a los Jerarcas Solares de continuar nuestro viaje hacia el centro de nuestra galaxia, algunos recibirán el permiso, a otros se les dirá que se queden, todo es perfecto.

            Quienes recibimos el permiso vamos a lanzar un cordón de luz más amplios, grande y poderoso, y vamos a viajar a través de ese cordón a una velocidad de la luz vertiginosamente, con un movimiento ondulante, como una gran serpiente que viaja hasta el centro mismo de la galaxia. Sentimos el impulso, la propulsión y llegamos a un vasto estado de conciencia: Hunab Kú, el corazón de la Galaxia. Aquí está la Confederación Galáctica, Jerarcas Divinos de Supremo Poder, de absoluta irradiación divina.

Nos encontramos en él, aquí ya no hay palabras, sólo está conciencia despierta que siente, que escucha, que sabe. Es un estado de expansión con nuestra mente, con todo nuestro Ser. Podemos sentir el movimiento galáctico, los giros, las espirales y ahora nos damos cuenta que esa espiral, ese movimiento galáctico se encuentra en nosotros mismos, está dentro de nosotros mismos y el círculo se cierra.

            En este momento, cada Maestro de Luz de las Jerarquías Solares, el cuerpo de Kinich Ahau en sus múltiples manifestaciones nos dará a cada uno de nosotros el mensaje que necesitamos.

            Éste es el camino que te conecta a la Totalidad. Les damos las infinitas gracias a todas las esencias  que nos han permitido este trabajo de Luz, este reencuentro con la esencia galáctica.


EQUILIBRIO DE LOS TRES SOLES

El plexo solar es el receptor de la energía solar cósmica. Por lo tanto, es el punto de nutrición de nuestra esfera de existencia, donde los fotones solares impactan a nuestro cuerpo físico e instauran su benévola asistencia.

Para que el plexo solar cumpla con su función trascendental debemos enfocarnos en mantenerlo puro de cualquier interferencia limitante, verificar que estamos dentro de un campo armonioso, pleno de una sensación de libertad y gozo; como el campo propicio para recibir la irradiación lumínica del espíritu solar.

Cuando el plexo solar está radiante, podemos percibir la grandeza de nuestro espíritu anclado aquí en la Tierra a la vez que sentimos nuestra íntima y poderosa unión espiritual con las esferas superiores.

El equilibrio de los Tres Soles es el equilibrio del plexo solar con el corazón de la Madre Tierra y el corazón de nuestro Padre Sol; es decir, es la unión de nuestro Ser Crístico Dorado con el Gran Espíritu de la Madre Tierra y el Gran Espíritu Solar para recrear la trinidad que da sustento a toda la creación; desde la máxima frecuencia de gracia y luz.

El maestro Kinich Ahau con su infinito amor, nos dice:

            “Estoy aquí en este momento apoyando todo sus buenos propósitos de vida, este es un momento trascendental en la historia humana.

Yo soy Kinich Ahau, estoy vibrando en lo más profundo de la conciencia de todos los seres, que me sienten como una chispa de luz en sus conciencias, llego como una irradiación poderosa que bendice a su ser.

            El Sol espiritual, como fuerza emanadora de vida se extiende y se propaga como un TODO  y llega a todos los seres con la misma intensidad, sin distinción, alcanzado con esta irradiación la mente de los hombres para que vivan su total transformación aquí y ahora.

            Serán instruidos en los pasos que han de dar para alcanzar el propósito Divino.

Limpieza del Plexo Solar
            
Yo Soy la Luz, tanto como tú eres, Yo Soy la Luz como en toda la creación que es Fuente de Vida. Nuestra intención profunda es la de alcanzar poderosos vórtices de energías, requiriendo para esto una constante humana que tiene que ser destapada desde su Plexo Solar. Esta constante que se está pidiendo a la raza humana es la liberación completa de todos sus miedos, que es un sello que oculta la Luz que mora en este nivel de su ser, este sello debe ser totalmente arrancado. Con este propósito se requiere un proceso de purificación, liberación de emociones de miedos que estén sujetando los diferentes niveles del Ser y que provienen de largos tiempos, esto requiere que cada  mente  “se quiera sanar de sus miedos más ancestrales, de la emociones tóxicas que lo han mantenido dentro de su mundo de limitación”.

Conexión del Ser con la Madre Tierra y el Padre Sol

            Ahora bien, después de habernos unificado en esta conciencia caminaremos en silencio, mucho silencio, conectándonos con la fuerza de la Madre Tierra y del Padre Solar, dos fuerzas, dos soles y tu propio sol, el tercer sol; un equilibrio entre los Tres Soles: el Plexo Solar, el Corazón de la Madre Tierra o Plexo Terrestre y el Sol del Sistema Planetario, vamos caminando sobre la Tierra con la majestad de nuestra identidad de seres concientes de su propia Luz y de su identidad Divina y subiremos en perfecta armonía por la escalinata que “Sube al Cielo” en la pirámide de AK-HE-NAH-TUN, o pirámide del Adivino en el lenguaje común hasta su parte más alta, solo haremos una pequeña estación en la parte media depositando ahí nuestro recuerdo a la Flama de la Luz Eterna que mora incandescentemente en este sitio, y pidiendo que esta labor se extienda para bien de toda la humanidad.

Cierre de una Cuenta Larga del Tiempo

            Yo, Kinich Ahau, estoy aquí en plena presencia etérica manifestándome poderosamente en el plano terrestre, estoy aquí trayendo el recuerdo de la más alta conciencia cósmica para bendecir, para concluir este ciclo de tantos y tantos miles de años, no sólo se cierra un ciclo de 2000 años, se está cerrando un ciclo de miles de años que conforman la terminación de un gran cuenta de los tiempos, por eso es que nosotros estamos aquí, todos los que conocíamos la profecía, los que conocemos el manejo del tiempo, los que ven más allá.

            Los ciclos terrestres son muy grandes, son extensos. Se están realizando profundo cambios para el bien de este amado planeta Tierra. Ahora vamos a dar brinco quántico en la evolución  para el  bien del planeta Tierra,  del sistema planetario y del equilibrio de la galaxia en general. Ya no seremos los rezagados de la galaxia, estaremos vibrando armoniosamente dentro de la misma  frecuencia que el resto del Universo.

Brinquen lo terrenal para alcanzar lo Divino

            Benditas sean todas las conciencias que se hermanan para hacer  este trabajo, han de recibir grandes bendiciones del cielo. Ya no se queden más en la limitación, en la ilusión, en lo terrestre, vuélvanse a la condición del Ser Solar caminando sobre la Tierra, recuérdense que vibra un Sol en ustedes, que están hechos a imagen y semejanza del Poder Divino, del sustentador de todo el poder del universo, recuérdense, no se olviden. Mantengan su frecuencia ahora en el nivel más alto, yo estaré contigo y con cada uno de los asistentes que se encuentran aquí, en el plano físico o etérico, porque son muchos ya los llamados y son muchos los que ahora están sintonizando está frecuencia.

            Estaré allí irradiando poderosamente mi Luz. Que Así Sea.

            Bendita sea esta hora de la humanidad, a ti, y a todos los seres que te acompañan, Bendita seas Madre portadora de esta Luz que nosotros hemos resguardado para la humanidad. Bendecimos a todos los seres en todas partes. Bendecimos la vida en todas partes, la vida es la gracia de Dios manifestándose aquí y a cada hora.

            Kinich Ahau
 con todo su cuerpo sacerdotal
 que canta  alabanzas al cielo.

RESPIRACIÓN DE ACORDEÓN

El maestro Kinich Ahau ha ofrecido a la humanidad la práctica de la Respiración de Acordeón como un instrumento extraordinariamente valioso para limpiar los contaminantes del Plexo Solar, utilizando la fuerza radiante de los tres soles centrales, también llamados “la fuerza trina de Hunab Kú”.

La Respiración de Acordeón consiste en traer la energía dorada-solar desde el Gran Sol Central de la Galaxia; el  rayo Dorado,  el cual trae consigo las bendiciones celestiales y todos los dones y cualidades espirituales.  El poderoso Rayo Dorado  nos impregna con Sabiduría, Comprensión, Iluminación, Amor y Poder Espiritual, cuando desciende a través de nosotros va dejando sus códigos de luz por donde pasa: atraviesa el chakra Coronario llenando de Luz al Tercer Ojo e impregnando la nuca, el cuello y los hombros, después llena de Luz Divina Crística dorada al chakra Cardíaco y, finalmente, desciende al Plexo Solar inundándolo con una poderosa Fuerza Solar.

Simultáneamente, se toma contacto con el centro ígneo-espiritual de la Madre Tierra de donde surge el rayo Plateado, está asociado con la energía femenina sagrada de la Diosa, posee un principio magnético; este rayo se absorbe a través de la planta de los pies; luego se va elevando al nivel de las rodillas donde genera una profunda sensación de flexibilidad con respecto a las situaciones del mundo; sigue subiendo a través de las piernas y llega al chakra Raíz haciendo que la vida en la Tierra sea más prospera y llena de espacios luminosos donde podamos instaurar la real soberanía de nuestro Ser. El rayo Plateado continúa su viaje al Segundo chakra llegando como una bendición que fortalece la manifestación armoniosa de todos nuestros proyectos de vida; el Rayo Plateado irradia la abundancia plena en todos los asuntos materiales y contribuye a que tengamos éxito en la vida y prosperidad en los proyectos,  para, finalmente, tocar el Plexo Solar.

Ambos Rayos, Dorado y Plateado, se encuentran en el Plexo Solar, punto clave en la Sabiduría Maya. El Plexo Solar está ubicado en el punto de equilibrio entre las fuerzas celestes y las terrestres, es un portal poderoso de energía. Cuando este chakra está perfectamente limpio, el Ser se percibe LIBRE, PLENO y en contacto con sus CAPACIDADES de Dios encarnado aquí en la Tierra. Pero por habernos sumergido en programas de limitación basados en el miedo el plexo solar se que bloqueando, obscureciendo y con ello, nos fuimos olvidando de la radiante presencia de nuestro Ser Solar. Ahora NECESITAMOS LIMPIARLO, por eso en el siguiente momento llevaremos los rayos al plexo y conteniendo la respiración, haremos que la luz dorada y plateada se muevan como un remolino purificador quitando las incrustaciones de obscuridad. Es importante permitir que la luz disuelva todo elemento de negatividad que este guardado en este punto.

La fase final de este proceso es exhalar con mucha fuerza sintiendo que: “ya somos un sol”. Nos sentimos que retornamos a nuestra verdadera condición de ser Seres de Luz, Soles de divina irradiación, con todas nuestras cualidades y facultades despiertas.


Mudra Trino



 Los tiempos de la respiración de acordeón



1. En el momento de la absorción suave y dulce del Aliento Divino de Dios: Vamos a percibir la llegada del Rayo Dorado que hace descender las cualidades Criticas-Solares, a la vez que sentimos el advenimiento del Rayo Plateado inundándonos de la fuerza nutritiva del Amor de la Diosa. Es la unión de la fuerza eléctrica cósmica  y la fuerza magnética terrestre en el Plexo Solar. Lo que permite que las fuerzas se equilibren dentro del núcleo-poder de la existencia del individuo, llamado el Plexo Solar.









2. En el momento de la retención del Aliento: se visualizara la energía Dorada y Plateada moviéndose en forma de espiral dentro del Plexo Solar, y con las fuerzas Divinas del Dios-Diosa en acción se produce una profunda limpieza de las energías perturbadoras y se descama todas las falsas impresiones de dolor y muerte que se habían instaurado ahí.








3. En la exhalación: se libera con fuerza el Aliento, expandiendo los brazos simbolizando la liberación de las fuerzas ígneas Divinas que llevamos dentro, y así se instaura la memoria Luz de nuestros Códigos Divinos. Este es el tiempo de manifestar la auténtica belleza de nuestro Ser, y vivir aquí y ahora besando la Tierra en la plenitud de nuestra abundancia y en comunión profunda con los estados sublimes de conciencia.

La Respiración de Acordeón nos permite una comunión profunda con las fuerzas celestiales y terrenales es un perfecto balance dentro de nosotros mismos, lo cual produce un estado de armonía interior y de Unidad con la Creación. Es, sin lugar a dudas, un medio efectivo para librarnos de todo aquello que ha dificultado nuestra existencia, además de ser una forma para restaurar la soberanía de nuestro Ser.

Se aconseja repetirlo 13 veces, para mantener el código numérico sagrado de los Sabios Mayas, en donde el 13 es la frecuencia de la liberación espiritual y del Supremo Estado de Conciencia.
   

EL CULTO FÁLICO SOLAR 


El culto fálico ha sido de fundamental importancia 
en la expresión sagrada del pueblo Maya, se pueden 
observar piedras labradas con formas fálicas 
en Uxmal y a lo largo de la zona Puuc.


El culto que se le ha otorgado al órgano reproductor masculino está  asociado con una profunda visión del órgano como generador de vida, cualidad inherente a lo Divino. “El que otorga la Vida”, “El Fecundador del Universo”, “El Procreador”: son conceptos fundamentales asociados al Poder Divino. Y esto no tiene nada que ver con el prosaico sensualismo mundano de la época actual, desprovisto completamente de la Visión Sagrada.

La radiante conciencia ascendida Kinich Ahau nos enseña que los Mayas concebían el culto fálico, el vínculo sexual hombre-mujer, como un aspecto Sagrado, porque está empapado de una concepción netamente solar.

            La representación del falo masculino y de los cuencos representantes de la matriz femenina estaba íntimamente relacionados en su aspecto masculino con el Sol como Dador de Vida y transmisor de la luz, y en el aspecto femenino con la Tierra como receptora de esta Fuerza Solar, lugar donde se planta la semilla de la vida para que germine y florezca. En este “romance cósmico” entre el Sol y la Tierra tiene lugar la vida y nuestra propia existencia.

            Las numerosas representaciones de órganos sexuales masculinos localizados en la zona Maya poseen diferentes niveles  de significado:
v Primeramente nos muestra  al hombre  como representante terrestre de la polaridad positiva, el Dios Creador, por ser el fecundador.
v El segundo aspecto de la simbología de la escultura fálica es el Sol mismo, que nutre con su energía solar a todo nuestro sistema planetario.
v Un tercer aspecto más sutil simboliza al Sol espiritual o al Gran Sol Central que es el símbolo de Dios Padre Fuente de Vida.

            El aspecto femenino o polaridad pasiva se encuentra asociado por un lado, a la mujer por ser receptora del esperma fecundador, y en una escala mayor al Planeta Tierra, por ser la receptora  de la energía Solar, lo cual anima a toda la vida que se germina en la Tierra; nutre a plantas y animales. La Madre Tierra proporciona su superficie donde se anida esta vida y donde cumple sus ciclos vitales de nacimiento, crecimiento, maduración, declinación y muerte, sólo para resurgir en otro nuevo ciclo.

LA SAGRADA UNIÓN SEXUAL

            La sagrada unión sexual entre lo Mayas significaba mucho más que una simple unión de cuerpos, representaba la unión cósmica del Sol, simbolizado en el cuerpo físico del hombre por el glande del pene, con la Tierra simbolizada por la vagina en el cuerpo de la mujer. La unión sexual es convertida en algo Divino, en la combinación de 2 fuerzas o polaridades que  se entrecruzan hasta alcanzar una experiencia mística, en un viaje cósmico de 2 almas que se unen y que se funden en el Amor Eterno.

            En la experiencia sexual, el hombre le transmite a la mujer la fuerza de la Energía Solar que en este momento canaliza desde este poderoso cuerpo celeste, al igual que la Luz del Sol Espiritual o Gran Sol Central, Hunab Kú. De esta misma manera el hombre consciente ha de saber  que en el momento de la unión con su pareja se transforma en el representante de la Luz Divina.

            En la mística de la copula sexual se reconoce al líquido seminal como un líquido sagrado conectado con la fuente primigenia de la Creación. El esperma es una representación de la fuerza creadora que fecunda el Universo, por lo tanto, es un líquido sagrado.
El campo aurico de cada espermatozoide es infinitamente grande por ser un núcleo condensador del principio de la Vida; en el plano etérico los espermatozoides se convierten en átomos lumínicos que transmiten la frecuencia gestora del Sol. Cuando el hombre transmite este líquido dentro de una comunión sublime de Ser a Ser, los átomos solares la bañan ayudándola a acrecentar sus cuerpos de luz y  a alcanzar altos estados de conciencia.

            La función de la mujer es conectarse primero con el corazón ígneo de la Madre Tierra, captar el divino poder femenino que emana del fuego del centro de la tierra; a la vez que está en  una actitud receptiva a la polaridad masculina de su pareja que está asociada con la fuerza de la energía solar y con el Dador de la Vida: El Padre Celestial.

            En esta unión cósmica sexual  está presente la fuerza cohesora del Universo: el Amor, que crea en gozo, con felicidad y en plenitud.

            El Plexo Solar ha sido de importancia fundamental en la trascendencia del Ser dentro de la Sabiduría de los Mayas; ya hemos hablado anteriormente del equilibrio que cada ser humano ha de establecer con los Tres Soles (el sol personalizado del individuo en perfecto equilibrio con el Sol Terrestre y con el Sol Celeste), estar perfectamente alineados: recibiendo la Energía Solar que entra por la coronilla  y establece su fuerza radiante en el Plexo Solar del cuerpo humano, incrementando su fortaleza, determinación y auto confianza, liberándolo de los miedos; desde ahí se capta también la fuerza ígnea de lo que hemos llamado el Sol Terrestre o Corazón de la Tierra. Ahora bien en la Sagrada Unión Sexual el hombre y la mujer cumplen funciones específicas en la captación de estas energías de acuerdo a sus polaridades, como ya lo hemos explicado anteriormente, por dos razones esenciales:

            1.- La Unión Sexual está diseñada para generar otra vida humana lo cual requiere de un momento donde las dos polaridades están representadas en su pleno poder, para cumplir satisfactoriamente con su fuerza generatriz.

            2.- La práctica de la unión sexual es un instrumento poderoso de elevación espiritual cuando se esta trabajando con la intención mental de activar nuestra memoria Luz; nuestras plenas capacidades como Hijos del Sol, como los hijos pródigos de la Tierra. A la vez que nos permite experimentar la Conciencia Cósmica, estados de plena Unicidad con todo lo creado. Por esta razón en todo momento Ritual o Ceremonial Místico-Sagrado esta función energética es la que se ha de desplegar para cada polaridad.

            El Jerarca Solar, Kinich Ahau nos señala con fundamental importancia que en el sagrado momento del vínculo sexual la intención de la mente sea el de la  UNIDAD: la unidad de la conciencia con el Todo, la unión de las mentes de la pareja, etc.; sintiendo una profunda fusión energética entre los plexos solares de los cónyuges. En este nivel del plexo solar es donde se van a encontrar las poderosas fuerzas del Padre Celestial y la de la Madre Tierra a través de sus Hijos; y es en este vínculo sagrado a partir del cual la pareja puede experimentar un  PROCESO DE ASCENSIÓN CONJUNTA viajando energética y mentalmente a través del cordón de Luz que se desprenden del plexo solar y que se  vinculan con niveles de conciencia multidimensional, hasta alcanzar la Conciencia Luz Maestra-Divina de Hunab Kú.

            El Sacerdote del  Sol nos indica que este conocimiento no es para el intelecto, sino para ser utilizado con sabiduría en la comunión sexual, para que el ser humano de hoy pueda alcanzar las Altas Frecuencias de Amor y Luz, de Dignidad y Pureza, de Conciencia Cósmica y respeto amoroso por la Tierra, como lo hizo el pueblo Maya en sus tiempos de esplendor. El Divino Maestro nos invita a hacer de la unión sexual una experiencia divina, una experiencia cósmica, una experiencia sagrada.


FORMA DE EMPLEAR LA ENERGÍA SOLAR Y TERRESTRE
EN LAS CEREMONIAS SAGRADAS MAYAS
ASÍ COMO EN LA UNIÓN SEXUAL

1 comentario: