jueves, 26 de febrero de 2015

KINICH AHAU Sabiduría Solar Capitulo II: La Piramide de AK-HE-NAH-TUN

KINICH AHAU 
Sabiduría Solar 

CAPITULO II
LA PIRAMIDE DE
AK-HE-NAH-TÚN

Por Venerable Abuela Nah Kin

Kinich Ahau tiene su retiro en el doble etérico de la sagrada pirámide de Ak-He-Nah-Tún, cuyo significado en maya es:

Ak = Tortuga; animal mítico dentro de la cultura Maya, ue representa la sabiduría universal proveniente de las 13 dimisiones de existencia.
He = Venado o Hijo; el venado significa la esencia de la pureza trascendental, el espíritu inocente e inmaculado, el hijo representa la segunda persona de la trinidad, la esencia del Cristo el cual guarda semejanza a su padre creador, es el segundo Rayo de la Creación o rayo dorado.
         Nah = Casa, Hogar, Madre; casa es el espacio donde te vive la comunión del padre y la madre, sol y tierra. Hogar es el espacio espiritual cargado de amor donde el hijo crece, se forma y alcanza la madurez. Madre, la esencia femenina sagrada que activa el ministerio del amor.
        Tún = Piedra; la cual representa la materia con la cual se estructura el espacio sagrado.

            Por lo tanto, podemos decir que el sonido armónico de la pirámide que es Ak-He-Nah-Tún está explicando la razón de la existencia de dicha pirámide:

“La casa de sabiduría del rayo dorado”
“La casa de piedra que guarda
la sabiduría universal del hijo del sol”
“La madre que lleva en su seno a la esencia solar.”

            La pirámide de Ak-He-Nah-Tún, llamada vulgarmente del adivino, es un espacio sagrado que se precipito desde los mundos espirituales, en una noche, según cuenta la leyenda, por que es un recinto sagrado creado por la sabidurías solares desde hace eones de tiempo y que descendió al plano terrestre en la edad gloriosa de Kinich Ahau por la magnifica pureza que existía en ese tiempo.
           
Es la única pirámide en el mundo que tiene una base elíptica, que es el recorrido de la tierra alrededor del sol, en los 365 días, que constituye un año solar.

Esta pirámide está anclada en el ombligo de la luna, Uxmal; en el espacio magnético y receptor, y la pirámide tiene una forma que en su cima puede captar la vibración radiante del espíritu solar, maximizarla en su centro orgánico e irradiarla a través de su poderoso cuerpo maternal para el resto del planeta Tierra. Por ello la pirámide es un poderoso condensador solar a la vez que un amplificador de su energía para que vaya en ondas concéntricas bendiciendo a todo el planeta Tierra.

           
       Cuando los mayas ascendieron se llevaron consigo la fuerza espiritual que hacia mover esa pirámide de manera magnificente a los planos etéricos donde sigue cumpliendo con esa sagrada función. Al caer la humanidad en una época de oscurantismo espiritual, los canales bioenergéticos que alimentaban la pirámide se obstruyeron por los campos nocivos de la efluvia psíquica de la humanidad. Este poderoso reactor estuvo en desuso por más de dos mil años.
      
         Ésta es la razón poderosa del llamado que realizo Kinich Ahau al inicio de su instrucción a la humanidad de la actual generación. Lo primero que consideró esencial fue reactivar las funciones de la pirámide, limpiándola de todas las adherencias negativas que taponaron su vibración.


LA PIRÁMIDE DE UXMAL
CÓMO EQUILIBRADORA ENTRE 
LAS FUERZAS CÓSMICAS Y TERRESTRE
S


 La llama de la luz eterna 
            La Pirámide de Uxmal está envuelta en el plano etérico por otra Pirámide que va a corresponder al retiro etérico del Maestro Kinich Ahau. En la parte superior se está recibiendo una gran cantidad de Rayos de Luz Dorada, que justamente van a estar alimentando constantemente la “Llama de la Luz Eterna”.

            El Maestro indica, que hay también una pirámide de las mismas proporciones de la etérica pero a nivel invertido, es decir, con la cabeza o punta dirigida hacia la tierra con el  propósito de que esta energía radiante que llega de los planos cósmicos sea enviada al centro de la Madre Tierra, que esa energía atómica que procede del Sol se dirija al núcleo atómico de la Tierra para que tenga su equilibrio.

            La pirámide funge como una equilibradora entre las fuerzas cósmicas y las fuerzas terrestres.

            Es muy importante ver el nivel del plano humano, el de la superficie de la Tierra, que es donde está el dominio de la humanidad, la cual se ha materializado y olvidado de su Esencia Divina; se ha olvidado de comulgar con la naturaleza de la Tierra. Esta humanidad ha generado la discordia y ha roto ese vínculo energético que proviene de las Esferas Superiores del plano Cósmico.  Es justamente en este nivel humano donde se requiere la realización  del trabajo de reconexión.

            Vemos que son dos tetraedros que juntándolos nos dan una figura romboidal cuya parte media la constituye la superficie de la Tierra.

            La Gran Reunión del 1º de Mayo de 1998 convocó a seres concientes de la necesitad de unir la energía del cielo con la tierra.  En principio esta conexión se tiene que realizar en cada persona,  desde el Chakra Coronario se recibe  el flujo cósmico,  los rayos de luz y que éstos atraviesan nítidamente cada uno de los niveles del ser o chakras  hasta  entrar a la Madre Tierra tan puros como se recibieron. En la Ceremonia los hombres se asimilaron a la pirámide que recibe los Rayos Solares y las mujeres transmitieron esa frecuencia al núcleo de la Madre Tierra como sucede con la pirámide invertida.

                La pirámide de Ak-He-Nah-Tún por el poder de todos los seres congregados en torno a ella ese 1º Mayo del ’98 pudo reactivar su portentoso poder de ser una antena receptora de la frecuencia vibratoria espiritual del Sol y de anclarla en la Tierra, para la expansión de la iluminación espiritual. Gracias ha este esfuerzo de los seres de luz encarnados se logró poner activo a este gran reactor.



VIAJE AL RETIRO ETÉRICO DE
LA LLAMA DE LA LUZ ETERNA Y SU BIBLIOTECA DE SABIDURÍA
Meditación guiada

         “Yo Soy” Kinich Ahau, vibrando desde el centro Luz de Hunab Kú.

            En este momento llego hasta ustedes para irradiar la asistencia e invitarlos a entrar a mi Retiro Etérico donde recibirán el conocimiento y la esencia que están buscando. Es en este momento presente cuando ya están listos para recibir de nuevo el conocimiento que la humanidad había perdido por centurias, éste es un legado que una antigua humanidad deja a esta humanidad para que regrese a utilizar este conocimiento, ahora de una manera creativa, llena de amor, envuelta con todo el corazón para que pueda hacer un uso ilimitado, bello y perfecto de este poder que están listos a utilizar.

            Primero, colóquense en una posición cómoda de tal manera que el cuerpo no interfiera con el proceso de la mente, limpien su pantalla mental de cualquier interferencia, interna o externa, estamos concentrándonos en nuestro trabajo. Ningún ruido interno o externo nos perturbara porque estamos trabajando ya en otra frecuencia.

            Mírense como un grupo de seres, juntos, caminando por un largo túnel. En las paredes están colocadas antorchas que van iluminando su caminar, siéntanse como van todos juntos, nadie va más aprisa ni nadie más lento, todos vamos juntos. Ahora estamos frente a una puerta; es una puerta de madera, mentalmente todos vamos a pedir que se nos abra esta puerta, que se nos permita entrar más allá.  Vemos que se nos concede la entrada, vemos una cascada de agua violeta, es un área de purificación, vamos a meternos debajo de esta agua energética, ella balancea nuestra energía a la vez que nos limpia físicamente, así como emocional y psicológicamente; ahí soltamos toda carga del pasado, todo aquel recuerdo que nos ha identificado como un yo limitado, y nos quedamos con la perfecta y pura irradiación de nuestro Ser Esencial.

            Una vez purificados, todos juntos seguimos caminando por un túnel, ahora es de cristales de cuarzo y nos conducen hasta una amplia sala, en medio de este gran salón está la Llama de Luz Eterna, es un cuadrángulo que tiene 7 escalones, nos colocamos en torno de este cuadrángulo para reverenciar al Fuego Eterno, a la Luz Dorada, al poder de la Energía Solar, lo hacemos con devoción interna. Permitimos que la Luz de esta Llama Sagrada haga su trabajo particular en cada uno de nosotros, nos de su mensaje especial.

            Amados hijos de la Luz, en este momento hay una gran celebración de bienvenida, porque sus esencias han sido admitidas en el más Santo Lugar, donde emana el Fuego Eterno, y nos llenamos de agradecimiento también nosotros por haber sido admitidos en esté Santo Lugar; es aquí y es en todas partes que está sucediendo, ahora y en la eternidad, que esta dentro y fuera de nosotros, que está en este universo y en todos los universos.

            “Yo Soy” Kinich Ahau, vibrando desde el Gran Sol Central , en el Centro del Movimiento Hunab Ku; con toda la fuerza del Amor de Dios; el poder de toda la Luz que me asiste y en estos momentos entrego a ustedes la dicha y la gracia de manejar la sabiduría, la luz y el amor de Dios y de expandirlos con fuerza radiante a todos los seres sobre el planeta Tierra; sean antorchas vivas de la Sabiduría de Dios, vivan dentro del canal puro y perfecto del amor de Dios; proclamen la victoria en ustedes y en cada uno de los seres. La Luz ha brillado y toda oscuridad ha sido borrada y cancelada, siempre llevando la victoria de la Luz  a cada uno de los seres que vemos proclamando: “Tú eres victorioso en la Luz, la Luz  ha ganado en ti y ya somos pura Luz”.

            Los he atraído a todos ustedes hoy  con el propósito de hacerles sentir la irradiación y el poder del Fuego Eterno, de la Luz Dorada para que ustedes sean participantes conscientes de la actividad que esta Luz está trayendo a la humanidad  y que se irradia con una fuerza Eterna,  es el poder que me sustenta  y es el poder del Ser que está en ustedes como está en mí. Pedimos que se trabaje a este nivel irradiación Divina constantemente, y queremos atraer la atención de múltiples conciencias a que colaboren  con esta misma irradiación. Queremos que mentes lucidas  se unifiquen en un solo propósito, queremos buscar ese magno momento, propicio para reactivar toda la conciencia que aquí ha estado guardada desde centurias.

            Este es un Templo que se programó desde los niveles y dimensiones más altas para ser un receptáculo-custodio de la luz Eterna, de la Sabiduría, éste ha sido su propósito de siempre;  es lo que en la Tierra llaman una biblioteca, donde se guarda toda la información, el registro, la memoria de las evoluciones, de los procesos que han vivido humanidades en éste y en todos los tiempos, y en esta y múltiples dimensiones. Conocerán una infinidad de modos de existencias, conocerán una sabiduría tan grande que ningún ser humano en estos momentos puede siquiera imaginar, y esto es para toda la humanidad es para todos los que estén listos, he ahí la importancia del llamado.

            Es verdad que aún hay muchos seres que necesitan curación en diferentes niveles de su ser, pero aquí serán curados, sólo es necesario abrir su ser y permitir que se trabaje aquí con ellos, por eso vengan, vengan, vengan en cuerpo etérico y serán guiados”.

            Ahora,  nos conduce hacía una biblioteca y  observamos que en lugar de libros son tablillas de oro con grabados claros, definidos; que tapizan las paredes, podemos extraer una de ellas, aquélla por la que sintamos atracción, y  vamos a mirarla porque ahí está el mensaje del propósito de nuestra vida, ahí está el mensaje de lo que nosotros somos y la manera en que podemos servir para el mayor bien y la mayor gloria de Dios en éste y en todos los universos. El Maestro nos da un tiempo para que cada quien haga su trabajo de observación y lectura mental de su tablilla.
            Para aquellos que ya han recibido su información o revelación guárdenlo profundamente en su memoria, utilícenlo en su vida cotidiana,  los que sientan que no han recibido información pueden regresar, siempre podrán venir aquí a seguir desarrollando su sabiduría.

            Como grupo le damos las gracias, y vamos al  gran salón a llenarnos de gratitud por el  Fuego Eterno, por el Fuego Sagrado,  en orden salimos por el pasillo de cuarzo que nos conduce ahora directamente por el pasillo de piedra; llevamos un tesoro que utilizaremos.

            Ahora tomamos conciencia de nuestro cuerpo  y de la Luz  que por siempre permanece en él, estamos aquí, ahora, gracias.

            Somos uno en el corazón de Dios, hermanos de siempre, compañeros de eternidad, hoy nos reconocemos como parte del todo, bendito sea este día glorioso que ha unificado nuestros corazones, que nos ha llenado de paz y de dicha eterna por el Poder de Dios, Amén. Gracias.


LA FLAMA DE LA LUZ DORADA EN EL RETIRO ETÉRICO DE UXMAL


Canalización del Maestro Kinich Ahau                   

            Invitación de Kinich Ahau para estar en el Retiro Eterico donde arde la Luz Dorada y restaurar la Unidad.

         Con la fuerza de la Luz solar saludo a todos los hijos de la Luz, y los invito para que vengan en estos momentos, a viajar en sus cuerpos etéricos a estos recintos de Luz donde se emana constantemente la energía creadora del Dios Padre-Madre, y que queden impregnados dentro del centro mismo del palpitar del fuego de la Llama de Luz Eterna.

            En estos momentos los seres humanos son llamados desde sus mundos internos para que vengan a viajar sintiendo la atracción de la fuerza solar como llega a sus mentes, la energía Creadora del Padre, esa energía solar que interpenetra todas sus conciencias como un fuego dorado, permitan que cada átomo de su cuerpo sea bañado con la frecuencia elevada de la Luz Dorada.

            La Luz Dorada tiene recuerdo ancestral de nuestra vinculación profunda con la Fuente Creadora de Vida, por eso en este momento estamos activando el Fuego Dorado, la Energía Interna.

            Estoy sintiendo profundamente la llegada de varias esencias a mi Santuario y les pido que depositen ante el Fuego de la Luz Eterna todas esas ilusiones que se han concebido, esos conceptos de irrealidad que se han depositado como creencias, que llamaremos falsas, al generar un mundo donde sólo se ha creado una ilusión de dolor, tristeza e  inquietud.

            Vamos a llegar a este santuario de la Luz atraídos por la Energía dorada y a depositar ante el Fuego Sagrado nuestras ilusiones, nuestras falsas creencias y las limitaciones, para tornar otra vez al plano consciente de nuestra realidad profunda de esencia Divina.

            Aquí y ahora hacemos un llamado a la polaridad femenina que puebla la humanidad, para que venga a este Santuario a que como madres, mujeres valientes, ayuden a la humanidad en su nacimiento, son Madres con la Tierra, juntas están dando a la Luz a una Nueva Humanidad, una Nueva Conciencia. Vamos a llegar aquí a liberarnos del dualismo, de la limitación que como mujer se ha presentado ante la humanidad, nos vamos a dar cuenta que la Luz Dorada es una emanación creadora dual, energía Femenina-Masculina con igual Poder y Luz, que no existe ningún elemento que pueda estar por encima de otro, sino que ambos coexisten dentro de la misma realidad, profunda, esencial. Estas mujeres valientes son aquéllas que están sirviendo de avanzada a la conciencia humana, estamos atrayéndolas hasta el centro del santuario, para que trabajen ya,  liberando  toda la acumulación de pensamientos, sentimientos y actitudes que han puesto a la mujer en una posición inferior, limitada, esto ya no es más, hoy estamos aquí listos para reconocer la grandeza del Ser Femenino que ha creado y ha generado un torrente de posibilidades. Sólo vamos a quitar de nuestras mentes aquellas nubes que no nos sirven para el propósito para el que fuimos creados de manifestar lo bello, lo bueno.

            Estamos ya listos como humanidad para dar este paso ascensional hacia una nueva conciencia, estamos liberando desde aquí, el  Centro Etérico de la Luz Dorada, con toda la Fuerza Sacerdotal que nos acompaña. Es conocimiento Luz para que se despliegue majestuosamente hacia toda la humanidad, asistimos  a toda mente  que quiera en este momento ser un canal de esta Luz  y que la lleve como  un estandarte divino que se eleva alto, brillante radiante y puro, para que sirva de faro de luz para sus congéneres; estamos detrás de cada impulso positivo, todo el cuerpo de  Kinich Ahau está acompañando a cada ser en su impulso de transformación, estamos cooperando activamente en la reintegración de cada ser en un equilibrio perfecto, activando dentro de cada célula de su cuerpo todas sus potencialidades.
            “Yo Soy” Kinich Ahau  sirviendo al Padre a través de sus Hijos, mi única misión es la de expandir la luz creadora del Padre en este planeta y en todo nuestro sistema solar, he ido creciendo en la conciencia del Padre a través de múltiples experiencias, y ahora me encuentro  delante de miles de seres que como antorchas vivas generan luz, se levantan alto para manifestar ya  su condición divina sobre la tierra y ayudar con esta conciencia desde los planos etéricos, y desde el plano físico a reencontrarnos con nuestra verdadera naturaleza. Al ser Uno con la Fuente Creadora de la Vida. Mi mismo Nombre, mi misma vibración genera vida. Yo sigo siendo un gestor de la vida para este universo. En  la conciencia que me anima, está plasmada toda la conciencia Luz que proviene de todas partes del universo. Mi Ser está totalmente expandido, no conoce límites, pues es uno con la Energía Creadora, sin embargo, como un Ser de esencia Luz tengo una misión especifica: la de proveer para este universo una conciencia radiante.

            Se necesita paz, y eso es lo que está llegando, la paz a  los corazones de los seres para poder transmitir con mayor claridad todo este conocimiento que ha sido guardado en mi Santuario, en mi Retiro Etérico. Invoco la paz en la mente de todos los hombres para que este conocimiento sea accesible y llegue directamente al Santuario de su Ser que late en lo más profundo de su Morada Interna, a ese precioso Ser, a ese precioso Santuario Interior.

            Queremos  que el Santuario Interno de mi Retiro Etérico se vincule  directamente al Santuario Interior que posee cada persona. Mi Ser  se extiende en cada impulso de  superación, de transformación que exista en cada mente.

            En el Universo Padre estamos todos unidos en un solo vínculo de amor, no conocemos diferencias, somos todos un solo Ser  trabajando solamente para una misma vibración que es EL AMOR MÁS GRANDE DEL UNIVERSO.  Al  ser uno con mi Padre soy uno  con la Sabiduría, soy uno con la Iluminación, soy uno con la Paz.   Bendiciones con todo el poder que emana desde el centro mismo de a Llama de la Luz Eterna, una fuerza verdaderamente atómica se celebra dentro de esta Llama, energía formidable con la cual todos nosotros  podemos trabajar liberando las impurezas  emocionales,  mentales y físicas,  pero por otro lado es para alcanzar nuestra conciencia de unión con todas  las conciencias de Cristo  en ustedes.

            Desde el Retiro Etérico todos los seres estamos trabajando activamente en procurar el mayor bien para toda la humanidad, y estamos conectados desde este nivel a todos los Retiros Etéricos de todos los Maestros, a todos los Centros Luz en este y otros Universos. Yo desciendo del linaje sacerdotal, tan antiguo y trascendental  como la humanidad misma. Estamos siendo llamados como humanidad a vivir una nueva realidad más acorde con la armonía de todo el universo. Estamos estampando ya el sello  perenne de Dios en la vibración y frecuencia de cada ser humano para que la Tierra se integre dentro de la Armonía Cósmica que le es propia. En todo este sistema planetario y los demás sistemas que pueblan esta misma galaxia se está buscando un equilibrio de fuerzas, por lo tanto se está pidiendo a los planetas que no han logrado la suficiente frecuencia  que en este momento se requiere de toda su  participación activa para alcanzar el  Nivel de Armonía Cósmica deseada.

            Los planetas que se  mueven en torno a otros soles, están ya vibrando  dentro de otra frecuencia, y se nos está pidiendo como conciencia-luz, que cooperemos fuertemente con los planetas retrasados en su frecuencia vibratoria para que haya un equilibrio en las energías de esta galaxia. Queremos que la Tierra entre ya de lleno dentro de esta nueva energía, por  eso se me ha pedido a mí, Kinich Ahau, que como regente de este Sol y como un ser que evolucionó y pisó la Tierra física, como un ser que está vinculado con la Tierra, que ayude a dar el paso a una nueva frecuencia.

            Éste es un llamamiento galáctico donde se nos está siendo proveídos  de una fuerte frecuencia vibracional para que la Tierra misma, como un Alma, entre a  otra nueva frecuencia de Luz. Estamos siendo apoyados por seres de dimensiones extremadamente bellas, elevadas, que vibran en una conciencia de totalidad con el Padre Celestial.

            Conocemos el esfuerzo colectivo que se ha hecho por responder al llamado de aceleración que en este momento está teniendo el planeta Tierra. La Ceremonia de Activación y Luz  ha cumplido con el  propósito de organizar toda la energía creadora que se ha otorgado a la Tierra de tal manera que ahora está lista para formar un poderoso Momentum de Luz,  una fuerza energética que desprende a la tierra  una frecuencia de conciencia  que la pone instantáneamente dentro de otro estado  de conciencia o frecuencia vibracional.  Éste   es un esfuerzo mancomunado realizado entre la humanidad consciente, entre los Seres de Luz  o Maestros Ascendidos, entre todos los seres Cósmicos, entre todos los seres Concientes  al servicio del Padre-Madre provenientes de otros sistemas dentro de nuestra propia galaxia, e incluso de otros seres provenientes de otras galaxias que se han  prestado amorosamente para dar servicio  a este planeta y a otros que se encuentran en circunstancias  aproximadamente similares.

            Con esta gran vinculación de fuerzas  nosotros estamos plenamente  seguros de que la Tierra va a estampar su sello  dentro de un cúmulo de fuerzas cósmicas que ya están sintonizándose  con una alta frecuencia dentro del amor y la luz.”

lunes, 9 de febrero de 2015

VIDEO-MEDITACIÓN CON LOS ÁTOMOS SOLARES

ACTIVACIÓN DE LOS ÁTOMOS SOLARES



 Kinich Ahau es la presencia trina que los antiguos mayas nos heredaron en su suprema concepción del universo. Hay tres esencias que se unifican en un solo Espíritu Solar; estos son: 1) el Maestro Ascendido Kinich Ahau, quien es un extraordinario ser de luz quien llevó al pueblo maya a la ascensión, 2) el Sol, astro rey de nuestro sistema en su más alta frecuencia vibratoria, 3) el Centro de la Galaxia, epicentro de la mas portentosa energía que nutre a toda nuestra galaxia.

Las tres fuerzas espirituales Kinich Ahau: el Maestro Ascendido, el Sol y la Galaxia; se expresan a través del RAYO DORADO. Los cuales están conformados por poderosos partículas de luz pulsante llamados: átomos solares.

Los Átomos Solares están compuestos con una alta vibración electromagnética, que alcanza por su intensidad frecuencias electrónicas capaces de crear y recrear la vida, de restablecer el orden armónico ahí donde acude.    Los átomos lumínicos solares tienen el extraordinario poder de trasmitir la emanación espiritual de Kinich Ahau, con total claridad eficacia y veracidad.

Todos aquellos que quieran incrementar su poder personal trascendiendo limitaciones, enfermedades o cualquier tipo de dificultades, es totalmente aconsejable que respiren los átomos lumínicos del sol; a través de la RESPIRACION MAYA SOLAR.

La Respiración Maya Solar consiste en absorber el Aliento Solar, sus partículas lumínicas a través de un profundo suspiro, se realiza por la boca, impregna nuestro Ser con la incandescencia divina del sol. El cual es capaz de quemar, disolver, cualquier bloqueo, oscuridad o limitación. Cuando exhalemos vamos a sentir que exhalamos la energía fría densa u oscura que nos mantenía atrapados en un mundo de sufrimiento y limitación.

Cuando respiramos el aliento divino de Dios nos estamos llenando con los átomos solares presentes en el Rayo Dorado, emanación espiritual del sol; durante la absorción vamos a mantener nuestra atención consiente en este poderosos proceso de asimilación de las partículas lumínicas solares; percibe como llegan hasta ti.

 Paulatinamente con cada respiración te vas transformando cada vez más y más en un Ser DORADO, más lleno de luz, con más serenidad, armonía y poder espiritual.

Al exhalar liberamos la energía obstructora, limitante, oscura, con cada respiración vas sintiendo que te llenas de más luz a la vez de que liberas más y más tensión, negatividad, estrés o enfermedad.

El glifo de KINICH AHAU transmite toda la energía TRINA- espiritual, para que recuperemos nuestra verdadera identidad. A través del glifo solar sentimos la Presencia de los fractales solares que llevan la memoria de nuestra perfección divina.
Te compartimos el siguiente vídeo para que hagas pequeñas prácticas de absorción de los fotones radiantes solares, y te permitan ir generando cada vez más un hermoso CUERPO DE LUZ.

           Esta es una sencilla manera de ir introduciendo los Códigos Sagrados de Luz Dorada Solar para ir mejorando tus condiciones de salud y vida además de elevar el campo vibratorio de la totalidad de tu existencia. 



           Le presento con mucho cariño este precioso vídeo producido por la Organización Kinich Ahau, para que realices una MEDITACIÓN activando los átomos lumínicos solares para generar tu Cuerpo Cristalino Dorado, tu Cuerpo Cristico-Solar;  a partir de la emanación de luz del glifo solar de Kinich Ahau.

     Sí te gusta compártelo, porque es un hermoso trabajo que puede servir como una valiosa AYUDA para muchos Seres.
    Afirma: 

YO SOY LUZ, YO SOY LUZ, YO SOY LUZ
  YO SOY ATRAYENDO DENTRO DE MI SER
  LA BENDICIÓN Y EL AMOR DE KINICH AHAU.
   YO SOY ABSORBIENDO ESTA LUZ EN CADA CÉLULA DE MI CUERPO.
   YO SOY RADIANTE CON LA LUZ.
   YO SOY LLENO CON LA LUZ.
   YO SOY AGRADECIDO, AGRADECIDO, AGRADECIDO CON LA LUZ.
    YO AMO LA LUZ.






viernes, 6 de febrero de 2015

KINICH AHAU SABIDURÍA SOLAR CAPITULO I ¿QUIÉN ES KINICH AHAU?

KINICH AHAU
SABIDURÍA SOLAR

CAPITULO I¿QUIÉN ES KINICH AHAU?

Por Venerable Abuela Nah Kin

Kinich Ahau es un sumo sacerdote que vivió entre los mayas en su edad dorada; es el supremo jerarca del linaje de los sacerdotes solares o Ahaukines.

            La entidad biológica del ser que encarnó Kinich Ahau, fue producto de un cultivo genético, que resguardo la pureza primordial de los sacerdotes atlantes conocedores de la energía atómica solar y que llegaron a las costas de la península de Yucatán, llevando consigo su supremo ministerio

            Varias generaciones cultivaron la más excelsa semilla, para producir un ser capaz de tener una bioestructura lo suficientemente poderosa para vibrar en consonancia con la fuerza solar. Este ser especialmente diseñado, alcanzó a su mayoría de edad, la capacidad de hacer vibrar dentro de su ser la armónica solar y con ello reconquistar la refulgencia del espíritu; en ese momento recibe el nombre sagrado de Kinich Ahau, que para los mayas representa la esencia espiritual del sol y es elegido como el supremo regente del culto al sol, del linaje de los Ahaukines.

             Su etimología viene de las palabras Mayas:
Kin = Sol, Energía, Movimiento, Día, Vibración,  Sagrado, Luz.
ich = Rostro, Faz, Cara, Reflejo, Espejo.
Ahau = Señor, Esencia, Sacerdote, Guía, Maestro, Instructor.
          Uniendo los diferentes significados podemos conformar una expresión más completa de Kinich Ahau:
“El Señor con el Rostro del Sol”,
“El Señor Espejo del Sol”,
“La Luz que Ilumina el Rostro”,
“Sacerdote Solar”,
“El Maestro que Refleja al Sol”.
          Todos estos nombres nos hablan de la poderosa energía que se despliega con la presencia Ígnea del Sol y que es captada a través de una esencia que absorbe este poder y en su servicio Sacerdotal es capaz de reflejarlo a la humanidad para servir de Guía, de Maestro,  de Instructor

            Los Ahaukines corresponden a un grupo particular de sacerdocio, su culto estaba totalmente dirigido a venerar al sol como fuente de vida, pero también como fuente de iluminación espiritual. Ahaukin significa sacerdote solar en lengua maya; ellos comprendieron que de la frecuencia vibratoria espiritual del sol procede nuestra propia frecuencia espiritual humana, encarnada aquí en la tierra; el sol es la energía viva que alimenta el cuerpo físico desde su energía material que nutre, expande y glorifica el espíritu desde su frecuencia espiritual.

            Kinich Ahau al proceder de la antigua genética atlante, así como también de la semilla que los seres estelares dejaron sobre la tierra, manifestó una estructura física alta, robusta, fuerte, de piel blanca y de cabellos rubios, muy distinta a las características físicas de los nativos del lugar; su exquisita belleza y sus cabellos dorados como el sol, hacían que el pueblo le llamara el sacerdote del rostro solar, o el Kinich Ahau. 

            El cultivo genético que los antiguos maestros sabían desarrollar era con el propósito de crear seres de cualidades puras, de fuerzas inconmensurables mas allá de lo humano, tomando la secuela genética y estructural de los seres de las estrella que han visitado a la tierra, procedentes de las pléyades, sirio, alfa centauro, etcétera, por ello vemos que los lideres espirituales son seres arquetípicos, con las mismas cualidades de gran altura, blancos, de infinita belleza en su rostro y de un porte soberano, así podemos observar que Quetzalcoalt, el hombre dios de la cultura tolteca, poseía estas mismas características distintas al resto de la población; Wiracocha, entre los guías espirituales del pueblo andino, quechuas y aimaras, tenia este mismo porte majestuoso y con características físicas totalmente distintas a los nativos de esas tierras. El mismo Jesús el Cristo tiene las características de ser más alto que el resto de sus discípulos  y tener un cuerpo fuerte y robusto, con rostro bello y misericordioso, de las mismas características estelares que los otros seres crísticos de las culturas nativas americanas.

            El concepto Kinich Ahau ya era utilizado por los mayas desde antes de emerger el personaje. Kinich Ahau significa también para los mayas:

            1.- La esencia espiritual del sol de nuestro sistema planetario.

            La aguda visión de los sabios mayas, pudo entender que detrás del astro rey como cuerpo celeste, existe una emanación de un fluido vital que llamaremos el espíritu del sol; es desde este nivel donde la irradiación lumínica genera la esencia de la vida en la tierra, otorgándole las mismas cualidades que él posee, a la creación que se manifiesta, Para que se cumpla el misterio de "se hizo a su imagen y semejanza" por lo que se comprende que el espíritu o frecuencia sutil de la existencia dentro del ser humano, palpita al unísono con la esencia vital del padre sol.

            2.- El sol galáctico

            Nuevamente en su concepción esencial desde el núcleo de energía solar que ilumina toda la galaxia, el supremo Kinich Ahau se extiende a toda la creación, a toda la galaxia. Por lo tanto nosotros vivimos según los mayas en la galaxia Kinich Ahau, donde se esta aprendiendo a través de ejercer la facultad de "libre albedrío", esta clave se encuentra en el nombre Ahau, que significa señorío y dándonos a entender que es en el preciso momento cuando hacemos surgir nuestra voluntad de ser uno con el creador, cómo cumplimos con el circuito total de aprendizaje que estamos desarrollando como entidades en esta galaxia.

            Kinich Ahau se establece en la ciudad sagrada de Uxmal que significa en maya:
            Uc es el aspecto sagrado de la luna (luna mística) y
            Maal que significa sagrado,
por lo tanto, Uxmal significa "la tierra sagrada de la luna”. En ese espacio vórtice de poderosa fuerza magnética, son atraídos los rayos de luz de la mima manera en que la luna atrae los rayos resplandecientes del sol.

            Desde esta magnifica ciudad sagrada, extiende su guía espiritual que abarco un gran territorio del mundo conocido en  ese tiempo, enseñándole la sabiduría solar decodificada por su ser y entregada de manera generosa a todo su pueblo para que vivieran con la mas alta vibración de su ser. Por lo tanto se convirtieron en un pueblo de luz, de sacerdotes, de seres concientes de sus cuerpos multidimensionales y aprendieron a viajar por todas esas dimensiones a través de sus viajes de conciencia. Penetraron en el universo del tiempo para trascenderlo y entrar al concepto de la atemporalidad. Desarrollaron el concepto sagrado de Hunab Kú como el principio de vida que abarca el universo cuya constante de movimiento estabiliza toda la creación.

            A través de la sabia guía de Kinich Ahau, se alcanzó la edad dorada, donde las construcciones magníficas se desarrollaron por doquier y tenían la simetría perfecta que guarda el universo, el conocimiento complejo de la matemática divina y sus manifestaciones geométricas.

            En esta época dorada, el viaje de expansión de conciencia a través de las dimensiones era usual entre la población, pero llegaba un momento donde se entendió que en el devenir de las ondas del tiempo, tocaba ya el declive de la sabiduría reinante, Kinich Ahau y sus sacerdotes guardaron toda la sabiduría dentro de los espacios de conciencia llamadas glifos, sellos, geometrías y la inscribieron dentro de los cuarzos que pueblan el subsuelo yucateco; ahí justamente donde los seres burdos, ignorantes o limitados no podrían encontrarlo.

            Una vez archivada toda esta información en campos elevados de conciencia y vibración, decidieron como pueblo, activar un proceso ascensional sin retorno al cuerpo físico. Es decir, por propia elección decidieron no regresar más a la entidad física y quedarse en las dimensiones solares de la existencia.

            Por esta razón es que las ciudades sagradas fueron abandonadas de un momento a otro, los arqueólogos e investigadores desconocen la razón por la cual este fenómeno sucedió, sin embargo, nosotros sabemos que el pueblo maya ascendió y las ciudades quedaron físicamente abandonadas, pero no así en su nivel etérico superior, donde la energía de ese sabio pueblo sigue presente, viva e irradiando.

            Kinich Ahau como supremo maestro ascendido, maestro en el proceso de la ascensión, ha regresado a tomar contacto vivo con esta humanidad, ya que es en este tiempo en donde se están activando los procesos de ascensión planetario, por que ya es el tiempo en que el planeta Tierra entra a una nueva fase de su vida, a una octava superior de su existencia, y para ello la conciencia humana aquí encarnada necesita elevar su frecuencia vibratoria y alcanzar una amplitud de sabiduría

            Kinich Ahau ha revelado a la Madre Nah Kin el proceso de la ascensión y una gran cantidad de conocimiento solar que ella ha ido compartiendo desde 1996.

            En el centro ceremonial de Uxmal se encuentra el retiro etérico del maestro Kinich Ahau, donde junto con su gran cuerpo sacerdotal, mantiene viva la "flama de la luz sacerdotal” esta llama representa la incandescencia solar y su capacidad de llevar todo a la prístina pureza.

            El jerarca solar es una entidad luz que esta totalmente dispuesto a compartir su irradiación con todos los seres que se abran de corazón y mente, a recibir la enseñanza trascendental de su gran esencia luz. Este es un tiempo donde hay una poderosa urgencia celestial por activar estados sublimes de comprensión y de sabiduría universal, ya que estamos en el fin de los tiempos, el fin de esta humanidad tal y como se ha conocido, por lo que las jerarquías espirituales ofrecen generosamente su asistencia a todo aquel que se acerque a ellos, con el espíritu puro, con la mente abierta, con la inocencia del niño que quiere saber, con el propósito elevado de querer ser un mejor ser humano, con la meta de alcanzar lo sublime.

            Kinich Ahau posee una capa dorada de una poderosa textura, que refleja la luminiscencia solar. Su manto poderoso destella haces incandescentes de luz consustancial al espíritu solar. Es importante invocar a la presencia sublime del jerarca Kinich Ahau, para que con su manto de luz envuelva al discípulo y con ello los imante con su esencia dorada que despierta los códigos crísticos divinos del ser; Kinich Ahau invita a todos los discípulos de la luz, para que entren en su retiro etérico para que recuerden que han sido mayas y que han formado parte de ese gran pueblo de luz, y que ahora han decidido por elección propia, reencarnar para cooperar en la ascensión planetaria y contribuir con su presencia, luz y sabiduría a la energía del nuevo tiempo. Dentro del retiro etérico se encuentran los archivos de sabiduría inscritos en 52 tablillas de oro. Son inscripciones en glifos los cuales están cargados de un poderoso significado, que al abrirse dentro de la conciencia del discípulo, hace estallar una gran cantidad de conocimiento, sabiduría y comprensiones que le regresan la capacidad multidimensional a su ser y permite al discípulo manifestarse en esta vida con sus atributos solares despiertos.

Desde las místicas tierras del Mayab emerge la figura majestuosa del Sacerdote del Sol Kinich Ahau, con su radiación lumínica impulsa la vida sobre el planeta y emerge cada mañana victorioso para recordarle a todos los hombres el espíritu renovador; al medio día, en la plenitud de su radiación nos muestra que el Hijo de Dios es radiante y pleno, y que podemos vivir en la Tierra emanando constantemente felicidad, amor y abundancia plena; ya en el ocaso, el Rostro Solar nos muestra la necesidad de ir hacia nuestra morada interna, momento de recogimiento e introspección. Y aún por la noche, cuando Akbal nos cobija, el Sol está internalizado y podemos percatarnos de la existencia de miles de Soles, del movimiento galáctico, del Ser Cósmico que somos.

          La sabiduría que se extendió pródigamente en el Mayab ancestral conocía profundamente ese vínculo del hombre y el Sol, no sólo como un cuerpo celeste, sino que podían percibir con su intuición abierta el Símbolo del Dios Viviente, del Emanador de Vida, la Fuente de toda Luz, que metafísicamente es el Sol. Dentro de esta Cultura Madre, Kinich Ahau es una deidad primordial, que representa la energía masculina por ser generadora de vida.
                     
       Kinich Ahau nos recuerda nuestro propio rostro de Luz, la esencia lumínica de nuestro Arquetipo Divino.

          Este maravilloso concepto Solar fue encarnado en las tierras del Mayab por este sacerdote descendiente de la Civilización Atlante, conocedor profundo del misterio de la vida Solar y de su vinculación con la génesis del hombre. Extendió el conocimiento de que la fuerza de la Energía Solar está contenida en cada célula del cuerpo humano a través de las espirales del ADN, almacenando genéticamente el origen lumínico del hombre. Compartió el conocimiento de la importancia del Plexo Solar, su limpieza y liberación para convertirnos en seres de 5º dimensión que se desplazan a voluntad por la Tierra y el Universo. Estos y muchos otros conocimientos Solares está compartiendo el Maestro Kinich Ahau con todos nosotros, para está humanidad presente.

ORIGEN DE KINICH AHAU
          Se me ha pedido hablar sobre mi origen terrestre, quiero decirles que fui un ser que evolucionó en los diferentes ambientes o espacios de este planeta Tierra desde las más antiguas civilizaciones.

            En la parte norte de la Atlántida  formamos parte de un Cuerpo de Luz donde se manejó el egregor de la Energía Dorada, su poder radiante y su sabiduría. Este  Centro de Luz se diseminó por diferentes partes del mundo: en Egipto, en la India,  Asiría, Mesopotámica y así llegamos con esta misma radiación a Amerrikua: la tierra prometida, aquella que guarda el  cúmulo de luz y ésta se dio para toda la América Continental, así el culto a la Energía Solar como Emanadora y Fuente de Vida se extendió como una sola conciencia a los diferentes pueblos de América y el mundo. Escogí el lugar apropiado donde guardar la sabiduría que había sido almacenada en mi Ser, Mente y Espíritu y elegí a “La Tierra de los Pocos” el Mayab, para depositar este conocimiento.

            Aquí ya existía una emanación sutil, un ambiente diáfano, conde los seres tenían sinceridad en el corazón. Así que fue el sitio preciso y adecuado  donde pudimos depositar esta energía, caminé como Sacerdote Solar por todas las Tierras de Mayab extendiendo ese conocimiento que había sido acumulado desde antiguas civilizaciones, que había sido legado cósmico de otros hermanos estelares provenientes de poderosas estrellas y constelaciones más allá de nuestro Sistema Planetario Solar, incluso, más allá de nuestras galaxias.

            La vibración del conocimiento rápidamente se adaptó a la frecuencia sincera y el corazón puro de los habitantes de esta tierra cálida recién emergida del fondo marino, ya que tenían la limpieza de su ser, así fue fácil dejar aquí ese recuerdo ancestral.


     La misión de los Hijos del Sol
 Hijos del  Sol desde ese tiempo pactaron quedarse en el servicio a la humanidad, que al llegar  la hora y momento preciso de llamarlos llegarían, para que uniendo fuerzas pudiéramos acelerar el proceso de Ascensión de los seres y del propio planeta Tierra.

            Por eso llamo a todas esas conciencias para que en este momento recuerden el vínculo de Amor que hicimos desde tiempo inmemorables y que es traer más conciencia Luz a los seres de este planeta que entraron en un largo sueño de dolor y sufrimiento y se olvidaron de su origen Cósmico.
           
     Cuando cumplí el proceso ascensional  junto con mi pueblo Sacerdotal, se me dio la excelsa tarea de regir la Fuerzas Solares, esas mismas Fuerzas que yo he llamado, bendecido e intensificado desde mi labor terrestre. Es el Kin, el Sol, la Vida misma, aquella que anima toda existencia, esa Fuerza, ese Aliento que como impulso de Vida va generando Fuerza Creadora en todo este Sistema Planetario. Cuando me torné  Regente Solar me convertí en una energía que viaja del corazón del Sol al corazón de la Galaxia en los hilos energéticos dorados que los antiguos Mayas conocían con el nombre de Kuxan Suum, que conectan directamente el corazón del Sol con el corazón de la Galaxia: Hunab Kú.


      Así me he tornado también en una Conciencia Galáctica, por eso es que en este momento todas las Conciencias que están trabajando ya dentro de la frecuencia Galáctica, están apoyando el proceso Ascensional del planeta Tierra. Pidiendo que entre ya a la frecuencia de la extensión y de la irradiación creadora de la Luz que cohesiona todo el Universo: el Amor, que es la Fuerza Cohesiva  que hace que a la vez que cada quien esté expandiéndose dentro de sí mismo, se esté uniendo más y más al Centro.
KINAM NUESTRO ESPÍRITU SOLAR