miércoles, 7 de enero de 2015

LAS COLUMNAS QUE SOSTIENEN LA ABUNDANCIA


La Abundancia es la exquisita sensación de tener todo lo que necesitamos para sentirnos bien, cómodos y felices.

Generalmente pensamos que la abundancia está asociada directamente con la cantidad de dinero que tenemos en el banco, con los bienes materiales o con los recursos económicos con los que contamos; sin embargo, esto es un aspecto que se entrelaza en la experiencia de abundancia pero que no la define por sí mismo.

La Abundancia es una sensación asociada a un estado de bienestar y plenitud; por lo tanto, tiene que ver con la manera en que experimentamos la vida, potenciamos los recursos materiales que en ella existen y optimizamos nuestro desempeño social, laboral y sentimental en la vida.

El estado de carencia, de escasez, de falta de recursos económicos, de dificultades materiales, es también una sensación o percepción que tenemos con respecto a nuestra vida, y tampoco tiene que ver directamente con los recursos materiales que manejemos, sino, como nos sentimos en relación a ellos.

Si la Abundancia o escasez es una sensación, entonces, lo que tenemos que cambiar es nuestra percepción con respecto a la vida.

En estados de profunda meditación percibí que hay dos columnas que sostienen el templo de la Abundancia; que mantienen el flujo de la energía universal llegando generosamente a la vida. Estas dos columnas son lo que dan sustento, sostén y fortaleza a la sublime sensación de que estamos perfectamente protegidos por un DIOS/DIOSA, que con su gran amor nos emana constantemente toda la PROVISIÓN que estamos necesitando para desarrollar una vida satisfactoria, aquí y ahora.

Estas dos formidables columnas que mantienen la Abundancia son:
1.- ALEGRÍA DE VIVIR. Es una actitud positiva con respecto a cualquier acontecimiento que aparezca en la vida. Asumiéndolo con una actitud alegre, que nos permita brincar los obstáculos de forma fluida;  nos hace sentir que tenemos una vida amable, llena de preciosos momentos y rodeado de seres a quien valoramos sinceramente.
2.- GRATITUD. Es una actitud que reconoce todo lo que llega a nuestra vida como un precioso regalo divino; desde las cosas que consideramos más sencillas hasta los más grandes acontecimientos.

Por ejemplo: Agradecer por el agua que nos baña, por el alimento que nos nutre, por el aire que respiramos y así sucesivamente pasando por agradecer a los seres que tenemos en nuestra vida, las oportunidades de dar, ayudar o servir; agradecer por lo que recibimos…la gratitud es una presencia constante que nos permite penetrar profundo en el sentido de la vida, permitiéndonos comunicarnos con las maravillosas experiencias, cosas o situaciones por los que estamos rodeados.

 Siempre hay algo que podemos agradecer.

Cuando activamos la Alegría de Vivir y la Gratitud, todo nuestro ser se convierte en un espacio amable y receptivo donde la extraordinaria energía creadora del universo puede fluir libremente y ofrecernos su asistencia, poder y luz; que se transforma de manera material en el advenimiento de los recursos que necesitamos para florecer en la vida.

La ABUNDANCIA vista desde este enfoque, es el reconocimiento positivo, creativo y noble de todo lo que vivimos cotidianamente. Pero también nos permite revalorar el dinero como un medio de consumo de productos innecesarios que demanda la sociedad moderna; en donde se busca en los objetos banales la felicidad.

La sociedad de consumo tiene como premisa básica el hacernos creer que los objetos materiales nos pueden proporcionar bienestar, satisfacción, felicidad o plenitud. Venden la ilusión de que a través del obtener bienes materiales vamos ganando una “posición” en la vida.

Esto es toda una falacia donde la mercadotecnia ha retomado la búsqueda natural del Ser y los ha cosificado.

La verdadera Abundancia está en reconquistarte a ti mismo; en experimentar la vida como un espacio amable y feliz por aquello que está presente en tu vida.

La felicidad es una sublime sensación que puedes identificar dentro de ti mismo, es una búsqueda hacia tu interior; que una vez que es encontrada dentro de ti se refleja claramente en tu entorno, en tus medios y circunstancias, en tus relaciones.

MI CONSEJO ES:
-       Revalora lo que verdaderamente necesitas en el aspecto material para no caer en la agobiante angustia de tener que comprar.

-       Centra tu interés en disfrutar la vida, en gozar con las cosas que son naturales, que están presentes en tu vida “sin costo”.

-       Enfócate en restaurar valores auténticos, positivos y creativos en ti.


La Abundancia se genera y se regenera cuando estás alegre, disfrutas lo que tienes y das gracias por lo que estas experimentando.


1 comentario:

  1. Querida Venerable Abuela, siempre su luz llega en los momentos correctos de dispersión y no ayuda a enfocarnos siempre en la luz. Un abrazo lleno de luz

    ResponderEliminar