viernes, 2 de enero de 2015

CEREMONIA DE ABUNDANCIA

CEREMONIA DE ABUNDANCIA
AL ESTILO TRADICIONAL MAYA
Por la Venerable Abuela NAH KIN


Esta es una tradicional ceremonia de abundancia transmitido por el sacerdote maya Don Jacinto (q.e.p.d.).
En ella se recolectan una variedad de granos y semillas, también puede ser hojas secas como de laurel o tomillo, canela en rama; lo importante es que todos los elementos tienen que estar secos. Se colocan sobre un mantel.
Con un sahumador encendido se sahúma el lugar y a dos personas que tienen el encargo de mover las semillas. Si no tienes el entrenamiento para utilizar un sahumador entonces purifica el ambiente utilizando varas de inciensos.
Dos personas van a mover las semillas; a la vez que. una tercera dirige una poderosa oración para INVOCAR LA ABUNDANCIA DE LA MADRE TIERRA para que esta quede magnetizada dentro de las semillas, así como también se invoca la asistencia Angélica, al poder de la luz del Padre Sol para que se ancle en estas semillas los códigos de la abundancia universal y se puede invocar a cualquier maestro o guía espiritual de nuestra elección.
El resto de los participantes están en círculo en torno a las semillas, proyectado a través de sus manos la energía luz de abundancia, éxito y prosperidad para que estas sean asimiladas por las semillas.
EJEMPLO de oración, decreto o invocación que se realiza dentro de la Ceremonia de Abundancia.
En nombre de la poderosa presencia de Dios que vive en cada uno de nosotros invoco la fuerza amorosa, protectora, generosa, y nutritiva de la Madre Tierra para que impregne estas semillas con su TOTAL ABUNDANCIA; para que esta se manifieste en nuestro cotidiano vivir proporcionándonos todos los elementos materiales que necesitemos para tener una vida cómoda, grata y feliz.
Que el infinito poder de la Madre Tierra llene estas semillas con la alta frecuencia del éxito material que nos permita la realización plena de todos nuestros proyectos, el cumplimiento de nuestra misión de vida y para que se manifieste la prosperidad en nuestra existencia; para nuestro propio bien y de los seres que nos acompañan en nuestra vida.
Invocamos la asistencia de los ángeles para que llenen estas semillas con su gran amor y permitan que se concreticen los proyectos, positivos, constructivos, nobles y buenos que hemos concebido. En perfecto orden divino, con éxito pleno y total, para la instauración de un mundo de armonía, paz y belleza.
Que estas semillas irradien ilimitadamente las infinitas bendiciones que el Cielo tiene para todos sus hijos en divina perfección, en la plenitud de la abundancia, a través de un suministro ilimitado de bien y recursos.
Que el gran espíritu solar impregne con sus átomos lumínicos estas semillas para que irradien intensos códigos de abundancia; iluminando con su divina presencia cualquier espacio donde sean colocados y anclen ahí la Presencia Toda Poderosa de la ABUNDANCIA DIVINA.
Aceptamos para cada uno de nosotros, y para todos los seres la abundancial; como un bien que mana desde el infinito amor de Dios para todos nosotros.
Agradecemos infinitamente la abundancia que se manifiesta en nuestra existencia aquí y ahora con todo su poder y gloria.”
Este es solo un ejemplo, podemos expresar una meditación u oración más larga, sí así lo sentimos.
Al terminar la oración, se tapan las semillas con el mantel y se dejan descansar por una ½ hora, mínimo, para que “se cocinen las esencias”, decían los antiguos abuelos. Quiere decir, para que la vibración emitida por la oración tenga tiempo para impregnarse.
Después del tiempo de pausa… continúa una segunda parte de la Ceremonia de la Abundancia:
Las dos personas encargadas de mover las semillas, retornan a su actividad y la persona encargada de la Oración, dice las oraciones finales: con el propósito de AGRADECER la Abundancia recibida.

Se ofrece una oración como la siguiente:
“En nombre de la Presencia de Dios que vive en cada uno de nosotros, AGRADECEMOS INFINITAMENTE  a la Madre Tierra con la Abundancia que ha dejado impregnada en estas semillas, para que sean la presencia poderosa de su generoso amor para todos nosotros.
Agradecemos a asistencia de los Ángeles, que han depositado en estas semillas su divina irradiación y las han transformado en campos vibrantes de luz y armonía, que emana ilimitadamente la Abundancia.
Agradecemos la Presencia a nuestro Padre Sol, por irradiar su luz, en estas semillas. Ahora con campos pulsantes de iluminación, que anclan la Provisión Divina.
Agradecemos a todos los Seres de Luz y Presencias Divinas por ayudarnos a manifestar una Vida abundante, prospera, exitosa y feliz.”
Después se dividen las semillas en partes iguales para TODOS LOS ASISTENTES. Al entregarlas, las damos con amor, respeto y devoción.
Usualmente esta ceremonia de abundancia se celebra al inicio de un nuevo ciclo, bien sea; al inicio del año nuevo, en el equinoccio de primavera (inicio del año solar), al inicio del año nuevo maya, o cuando se va a inaugurar un local o dar inicio a un proyecto.







Las semillas magnetizadas con la ABUNDANCIA, se colocan en un recipiente de material natural (no plástico), abierto, de preferencia en un altar.


 Estará irradiando la vibración de abundancia, prosperidad y éxito durante un año completo; al terminar este tiempo se le ofrenda a la Madre Tierra, enterrándolo, con una actitud de profunda gratitud por la abundancia, alimentación y cobijo que la madre tierra que nos ha prodigado.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario