martes, 9 de diciembre de 2014

NUTRICIÓN REGENERATIVA Y REVITALIZADORA

NUTRICIÓN REGENERATIVA Y REVITALIZADORA


Los códigos de luz se anclan más fácilmente en un cuerpo sano
            Todas las personas que están en busca de la salud integral, que asumen responsablemente el mantenerse en un óptimo estado de salud han de tomar en cuenta que el cuerpo físico es el vehículo de expresión terrenal del Ser Superior; por lo tanto representa el entramado material en donde se ancla la extraordinaria vibración de luz del Arquetipo Divino.

Cuando realizamos trabajos bioenergéticos, de comunión espiritual, y/o para atraer los códigos sublimes de nuestro Ser Solar; es indispensable acompañarlo con una alimentación adecuada, que sirva de soporte o sostén físico de la alta vibración espiritual. Por lo tanto la alimentación, es sin lugar a dudas, un aspecto esencial que debemos tomar en cuenta tanto para nuestro propio progreso personal como para considerarlo dentro de los procesos terapéuticos multidimensionales que se ofrecen.

Un cuerpo enfermo manifiesta programas limitantes
            Un cuerpo desvitalizado con mal funcionamiento de órganos y sistemas, con programas de degeneración y muerte reproduce fielmente estados emocionales, mentales, energéticos y memorias del alma llenos de limitaciones conflictos, interferencias.
Cuando buscamos la salud en el cuerpo físico y nos encaminamos a proveerle alimentos de alta calidad que restablezcan su vitalidad y buen funcionamiento también estamos influyendo positivamente en todas las otras dimensiones de nuestro ser; permitiendo que se borren, eliminen o disminuyan los programas limitantes que se habían instaurado a diferentes niveles.
Es decir, el beneficio que le ofrecemos al cuerpo físico se amplifica en otras esferas, como un reflejo resonante del bienestar que estamos imprimiéndole a nuestro Ser desde el cuerpo físico.

El cuerpo es una maquinaria perfecta
            El cuerpo humano está diseñado como una maquinaria perfecta para sostener la VIDA; por lo tanto, tiene sus propios mecanismos de autosostenimiento, autodesintoxicación, autopreservación.
El gran problema en la actualidad es que le introducimos al cuerpo una cantidad de alimentos dañinos; desnaturalizados, industrializados, llenos de químicos, modificados genéticamente, etc. A esto hay que añadirle la forma en la que son cocinados los alimentos; donde se elimina casi en su totalidad su valor nutricional.
Esta mala nutrición sobrecarga el organismo de toxinas a tal punto que sobrepasa por mucho su propia capacidad de autolimpieza, cuando esto sucede el organismo se atrofia padeciendo una serie de disfunciones orgánicas, desvitalizándolo y finalmente produciéndole una muerte prematura.
El objetivo será alejarnos en lo posible de los alimentos que han estado sometidos a procesos de industrialización. Ofreciéndole al cuerpo alimentos biológicos y orgánicos; los cuales son compatibles con nuestro entidad biológica, y por lo tanto, absorbe adecuadamente los nutrientes que le brindan. 
Cuando el organismo está suficientemente nutrido este asume su proceso de desintoxicación de manera eficaz.

Radicales libres
            Los radicales libres son moléculas altamente reactivas, y la consecuencia de estas reacciones genera una desorganización en las membranas celulares de nuestro organismo. Dicho desorden es letal para la célula.
Son producidos en la mayoría de las células corporales a través del propio metabolismo celular y también por la acción de agentes tóxicos externos.
Los radicales libres actúan reproduciendo programas de degeneración y muerte en la memoria celular. Los radicales libres traducen el mensaje negativo de los programas limitantes con el propósito de producir una devastación en el principio vital y regenerador de las células por lo tanto, son moléculas altamente agresivas y destructivas.

Existen dos tipos de radicales libres:
Los internos:
  • el ejercicio muy intenso,
  • el stress,
  • los propios del metabolismo.
Los externos:
  • una mala dieta (mala alimentación)
  • el consumo de tabaco,
  • el consumo de alcohol,
  • los medicamentos,
  • la contaminación,
  • el exceso de exposición solar.
Ante la presencia de radicales libres, el organismo debe neutralizarlos y defenderse, para así evitar la lesión de los tejidos, pero el problema propiamente dicho, aparece cuando la concentración de estos radicales libres es muy elevada.
Cuando los mismos se encuentran presentes en el organismo en cantidades adecuadas aportan beneficios, como ser la lucha contra bacterias y virus, regulan 
la estructura y función de las proteínas, controlan el tono muscular, etc.
Consecuencias: envejecimiento prematuro, endurecimiento de las arterias, problemas en el sistema nervioso.

Los antioxidantes son los principales neutralizadores de los radicales libres
            Antioxidante es una molécula o substancia capaz de prevenir o atrasar la oxidación de otras moléculas.
El término antioxidante  hace referencia a la actividad o acción que numerosas vitaminas, minerales y otras substancias fitoquímicas tienen sobre los radicales libres. Los radicales libres pueden reaccionar químicamente con otros componentes de las células (oxidándolos) alterando su estabilidad y funcionalidad. Los antioxidantes pueden relentizar o prevenir el desarrollo de muchas de las enfermedades que aquejan al individuo actual
Antioxidantes endógenos y exógenos
  • Los endógenos son las enzimas (proteínas) con capacidad antioxidante que no se consumen al reaccionar con los radicales libres y son dependientes de sus cofactores tales como el cobre, el hierro, el zinc, el magnesio y selenio.

·         Los exógenos provienen de la dieta, y a diferencia de las enzimas se consumen al reaccionar con los radicales libres, y deben ser reemplazados

            Productos naturales con acción antioxidante.-
  • aceite de zanahoria (alto en vitamina A)
  • levadura de selenio
  • extracto de pie de león (alto en flavonoides)
  • polvo de acacia (alto en flavonoides)
  • rosa canina (alto en vitamina A y C y flavonoides)
  • germen de trigo (alto en vitamina E)
  • coenzima Q10
  • Vitamina E
  • Vitamina C
  • Zinc
  • Manganeso
  • Beta carotenos
  • Selenio
Bases de la nutrición regenerativa y revitalizadora
            La alimentación ha de derivar de un proceso inteligente de selección de los productos  que se van a ingerir. No se trata de una simple satisfacción inmediata del sentido del gusto sino, un proceso consiente de adquisición de hábitos culinarios con el propósito de traer el máximo bien al organismo, estimulando el principio de vida que lo sostiene y colaborando con el sostenimiento de órganos y sistemas para su excelente funcionamiento.

La mejor mentalidad es la de enfocarnos positiva y felizmente en aquellos alimentos que SI podemos comer. Dándole una mínima importancia a los alimentos que no es recomendable ingerir.

Es importante rescatar la conciencia de que la Madre Naturaleza nos provee de todo lo que nuestro cuerpo necesita debido a que nuestro diseño biológico está unido consustancialmente a ella. Y entender que todo alimento alterado biológicamente, procesado, industrializado, etc. son ajenos totalmente a nuestra naturaleza esencial.

Elige preferentemente alimentos naturales que te garanticen un cultivo orgánico; es decir, libre de fertilizantes, químicos o pesticidas, o bien que han sido irrigados con aguas negras o insalubres. El cultivo orgánico es una nueva actividad que está emergiendo gracias a la necesidad de volver a una alimentación más sana. Este tipo de alimentos sanos se da usualmente en baja escala y aunque su precio es más alto su valor nutricional es mucho mejor.

Comer principalmente frutas y verduras de la estación. La sabiduría de la naturaleza nos pone a disposición las frutas y verduras que el organismo necesita de acuerdo al clima que se establece en cada estación del año y según la región donde se encuentre. La elección más sabia siempre es  consumir frutas y vegetales que se cultivan en el lugar donde se vive.

Elegir preferentemente alimentos crudos; ya que en ellos se encuentran los nutrientes intactos. Todo proceso de cocción necesariamente disminuye el valor nutritivo del alimento que se consume. Tener una variada ingesta de frutas y verduras, cereales, leguminosas y semillas, porque cada una de ellas aporta nutrientes particulares pero ninguno contiene todos los nutrientes. Es la combinación de varios elementos los que van a proporcionar una nutrición completa.

Reducir al mínimo el consumo de alimentos ricos en azúcar refinada. Prefiriendo los azucares naturales como son la fructuosa (para todos aquellos que no son diabéticos), miel de abeja (sola), miel de agave, stevia, xilitol, malta de cebada, jarabe de arce, azúcar de coco y azúcar de dátil.

Toda persona erradicar completamente el consumo de carnes rojas. Si todavía consumes carne elige las “blancas”: pollo, pavo, pescados y mariscos.

Para los veganos, aquellos que no consumen ningún producto obtenido de los animales, es importante cuidar el consumo de la vitamina B12¸ porque esta no se encuentra en los vegetales, es necesario adicionar un suplemento de la vitamina B12. Esta precaución no es necesaria para los vegetarianos ya que consumen productos animales como leche y/o huevo.

Recomendaciones generales
1.- ALIMENTOS ALTAMENTE RECOMENDADOS: frutas y vegetales orgánicos, vegetales de hojas verdes, germinados, semillas y granos integrales.
2.-ALIMENTOS INGESTA MODERADA: frutos secos, frutas deshidratadas, pastas integrales, papa, yogurth natural, huevos orgánicos, sal yodada o de  yerbas.

3.- NO CONSUMIR: café, cereales refinados (blancos), refrescos embotellados en general y de cola en particular, leche de vaca; y de preferencia cualquier alimento derivado de un proceso de industrialización a gran escala. 

1 comentario:

  1. Salve Mãe-Sol!
    Mensagem maravilhosa e esclarecedora.
    Vou reformular minha alimentação.
    Que te chegue muitas BÊNÇÃOS!

    ResponderEliminar