miércoles, 24 de diciembre de 2014

Decretos para activar el Rayo Crístico

                            EL RAYO CRISTICO DORADO DESCIENDE A LA TIERRA


   El 25 de diciembre es un momento cósmico muy poderoso, porque es el tiempo donde estamos dentro de la influencia del Solsticio de Invierno, es el momento preciso donde nuestro planeta esta inclinado hacia el Centro de la Galaxia, recibiendo directamente los Rayos de extremada pureza que proceden del centro galáctico.

    Asociada con la natividad del Cristo, pero sí reflexionamos un poco más, no solo se trata del nacimiento de un Ser maravilloso que nació hace más de 2000 años... se trata de un fenómeno que esta sucediento AHORA... es el descenso de Rayos Cristicos, Rayos llenos de códigos de luz, que al impregnarse en el planeta Tierra lo llenan de una exquisita atmósfera de paz, espiritualidad y amor... sí estamos receptivos a estos RAYOS entonces llegarán más vivamente a nosotros, para recodificar nuestro Ser con las cualidades preciosas del Espíritu.

   Te comparto 3 maravillosos decretos que puedes realizar en estos días, se repiten 1, 3 o 13 veces... según sea tu motivación para llenarte con esta frecuencia Cristalina-Dorada de la Luz Divina.

Decretos para activar el Rayo Crístico
YO SOY COMO EL CRISTO
En nombre del Padre, YO SOY COMO EL CRISTO,
En nombre del Hijo, YO SOY COMO EL CRISTO,
En nombre del Espíritu Santo, YO SOY COMO EL CRISTO,
En nombre de la Madre del Mundo, YO SOY COMO EL CRISTO.

Lléname, ¡Oh, Cristo! Tú que eres Luz del mundo (Tres veces)
5
Pureza Crística ven,
Fluye en mí y de mí:
Amor, Poder Divino y Bondad hacia todos.
EL CRISTO EN MÍ
En éste día sagrada:
Acepto, Acepto, Acepto, que la luz Dorada del Cristo brille en todo mí Ser.
Inundándome con su infinito Amor,
Envolviéndome con su Sabiduría Divina,
Elevando mí Conciencia a los planos de Excelsa Dicha,
Trayendo para mí, aquí y ahora,
la bendición de portar la Conciencia Crística Solar.
DECRETO AL SAGRADO CRISTO INTERNO

En nombre de la presencia YO SOY, invoco al Amado Cristo interno en mi Corazón,
Le digo: YO TE AMO, YO TE SIENTO, YO TE VIVO, YO TE RESPIRO,
En todas partes, en todo tiempo; en este momento y para siempre.

Acepto que la iluminación y la Sabiduría Divina del Cristo:
Se manifieste en todo lo que pienso, digo y siento,
Se retransmita como una bendición para todo lo que toco
Y una guía para todo lo que hago.

El Cristo en mí activa la llama de la Curación, que me sana y purifica.
El Cristo en mí es Provisión Divina, que me otorga abundancia total.
El Cristo en mí es Iluminación, que expande mi conciencia en la Gran Unicidad.
El Cristo en mí es Inteligencia, que me permite comprender al Gran Todo y sintetizarlo.
El Cristo en mí es Pureza de intención, Fervor Místico, Entrega a lo Divino,
que me hace cumplir mi Misión Espiritual.

Hoy, el Cristo renace en mí, tomando vida y forma en todo lo que “YO SOY” (Tres veces).


No hay comentarios.:

Publicar un comentario